• Vie. Nov 27th, 2020

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Muere Jacinto de Sosa » El gran rebelde del arbitraje de los años 70 y 80 «

Poractualidadcanarias

Oct 19, 2020

Jacinto de Sosa, uno de los árbitros más característicos de la Primera División Española de los años 70 y 80, ha fallecido a los 80 años de edad. Árbitro desde los 15 años, ascendió a Primera División en la temporada 1977-78, la de la instalación de las vallas de separación entre césped y tribuna, y se ganó durante su carrera profesional una imagen de integridad a todo trance. Y eso, en un ambiente siempre tan presto a la sospecha como es el fútbol profesional -y más aún en aquellos años, en los que el suceso llamado ‘caso Camacho’ se había cerrado sin más repercusiones que la rumorología- le hacía, de forma lógica, destacar.

De Sosa quedará en la pequeña historia del fútbol español como el único árbitro que expulsó a Enrique Castro ‘Quini’ ambos después fueron buenos amigos y como protagonista de actuaciones tanto más amplificadas por las críticas -con razón o sin ella, como suele ser norma en el fútbol cuando las decisiones no eran a favor de los equipos con más seguidores o ¡peor aún! contra el equipo local. Cierto año la felicitación de Navidad que envió a sus allegados era el dibujo de un árbitro que, en trance de ser agredido por energúmenos, proclamaba. «El reglamento es el reglamento, caiga quien caiga»: ese era el credo arbitral de Jacinto de Sosa.

Pero la labor arbitral de De Sosa no se reduce a sus andanzas sobre el césped. Jacinto de Sosa fue también el eterno aspirante a dirigir a los colegiados y eso, en aquellos años 70 y 80, significaba plantar cara al eterno presidente del Comité Nacional de Árbitros, José Plaza. De Sosa fundó la ANAFE, la Asociación Nacional de Árbitros de Fútbol en 1981 y, casualmente, desde que la presentó fue designado para poquísimos partidos y al final de la temporada descendió a Segunda División.

Al año siguiente el Comité Superior de Disciplina Deportiva dictaminó que esa decisión fue «injusta, nula e innecesaria» y, en cierto modo, abrió entre De Sosa y Plaza una guerra librada con expedientes, suspensiones, y recursos. De Sosa fue expedientado y suspendido, por ejemplo, por escribir una columna semanal en el diario ‘Pueblo‘, antes se le había ampliado unilateralmente una excedencia pedida a sugerencia del Comité Nacional de Árbitros al fundar la ANAFE… Llegaron las elecciones al Comité Nacional y como De Sosa declaró a ‘El País’: «votaban 45 y Plaza tenía 22 votos, ninguno árbitro, de personas nombradas por él. Ganó 22-9. Eso significa que los árbitros no le apoyan».

Sin embargo, desde la temporada 1981-82 no volvió a arbitrar en Primera, de la que se despidió con 37 partidos (14 dirigió desde la 79-80 a la 81-82). De Sosa acabó dejando el arbitraje y se centró en otra de sus vocaciones, el periodismo: durante su carrera arbitral se licenció y doctoró en la profesión fue profesor de redacción periodística en la Complutense de Madrid- y en los años 80 y 90 trabajó junto a José María García -con el que había tenido una relación de amor/odio- como comentarista arbitral en los partidos y en el espacio «La otra Liga», en el que se comentaban las actuaciones arbitrales y se ‘establecía’ la clasificación de una Liga ‘sin errores’.

Descanse en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *