• Mar. May 17th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Especial Cuba » Todo empieza en la cuadra «

Poractualidadcanarias

Sep 28, 2021

Aunque su labor no se ha detenido, los CDR arriban al aniversario 61 de su creación con el reto de parecerse más a los tiempos actuales, y la convicción de que, desde las comunidades, todavía hay mucho por hacer

Mario Pelegrín lo dice convencido: «Es importante lo que se ha empezado a hacer en los barrios cubanos, porque hay mucho trabajo por delante».

Él mismo lo descubrió hace 20 años, cuando decidió abrir las puertas de su patio a la comunidad.

Hasta aquel momento, en el poblado pinareño de Puerta de Golpe no había ninguna institución cultural a disposición de sus habitantes, así que, poco a poco, el patio de Pelegrín comenzó a llenar vacíos y a atraer a las personas de todas las edades.

Bajo la sombra de los árboles, en pequeñas construcciones de madera y guano, surgió el primer taller de artes plásticas para los niños, y, luego se sumarían los de danza, teatro, música, artesanía.

Para los mayores, se creó el club del danzón y luego, con la universalización de la enseñanza superior, se incorporarían también los abuelos a las clases.

El 19 de marzo, en honor a la fecha en que el proyecto cumple años, nació un concurso de comida y repostería tradicional, que ha devenido celebración popular de renombre, a la que acuden competidores y aficionados de toda la provincia.

Un organopónico que ostenta la quinta excelencia del Movimiento de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, un ecorrestaurante y un taller de cerámica, ayudan a sostener esta iniciativa maravillosa que ha transformado la vida de Puerta de Golpe.

Las puertas siempre están abiertas al barrio. «Aquí no hay una reja ni un horario. La gente entra cuando quiere», afirma Pelegrín.

Hasta en tiempos de pandemia, el patio ha tenido un papel relevante para la comunidad. Por estos días, por ejemplo, cuentan que el ecorestaurante ha funcionado como vacunatorio para los habitantes del poblado, y que los niños han cantado para quienes esperan su dosis de Abdala.

A pesar de que no hay un presupuesto destinado a mantener las instalaciones y la compra de los medios de enseñanza, en 20 años de labor, aseguran que jamás han faltado pinceles o acuarelas para los pequeños, ni muchas manos dispuestas a ayudar. «De este proyecto se enamora todo el mundo y todo el mundo coopera», expresa su creador.

Los reconocimientos recibidos son incontables. Entre ellos, el Premio Nacional de Cultura Comunitaria y el Premio Utilidad de la Virtud, de la Sociedad Cultural José Martí.

Para Pelegrín, sin embargo, lo más importante ha sido su influencia en la comunidad y los horizontes que ha ayudado a abrir para cientos de niños.

«Los muchachos que salen de acá, se manifiestan de una forma distinta. No hay ninguno que se haya quedado sin estudiar y a dondequiera que han ido se han destacado por su comportamiento», dice.

PINAR EN LA VANGUARDIA

Reconocido desde hace años con el Premio del Barrio que otorgan los CDR, por ser un referente de cuánto se puede lograr en la comunidad, el Patio de Pelegrín es de las iniciativas que ha puesto su grano de arena para que Pinar del Río haya ratificado este 2021 la condición de Vanguardia Nacional en el quehacer de la mayor organización de masas del país.

Ovidio Miranda Rodríguez, coordinador provincial, explica que se trata de un resultado que Vueltabajo obtiene por tercera ocasión consecutiva y que, durante las últimas dos décadas, ha alcanzado en diez oportunidades.

«Este es un logro de nuestros 7 668 CDR y 1 206 zonas, que muestran la estabilidad en el trabajo», considera Ovidio.

Detrás de la condición de Vanguardia Nacional, asegura que está el cumplimiento de tareas históricas, como el cuidado de nuestras costas por los destacamentos Mirando al mar, sobre todo en zonas del sur del municipio de Sandino, donde han aumentado los recalos de drogas. «Gracias a esto, se ha conseguido que algo tan dañino no entre al país», señala.

También en el enfrentamiento al delito, que ha disminuido de manera general, y las donaciones de sangre, los CDR han seguido teniendo un papel sobresaliente. Tanto es así, que su Coordinador provincial afirma que no ha habido un solo pinareño esperando por una donación para someterse a una intervención quirúrgica o recibir cualquier otro tratamiento médico.

Ante la necesidad de potenciar la producción de alimentos, más de 40 000 patios se han vinculado al movimiento Cultiva tu pedacito, y en medio del complejo escenario que ha provocado la COVID-19, la organización ha ayudado en la atención a las personas aisladas y en tareas claves como la vacunación.

 

EL BARRIO EN EL CENTRO DEL TRABAJO CEDERISTA

Aunque su labor no se ha detenido, los CDR arriban al aniversario 61 de su creación con el reto de parecerse más a los tiempos actuales, y la convicción de que, desde las comunidades, todavía hay mucho por hacer.

Así lo han evidenciado, por ejemplo, las primeras jornadas en los llamados barrios vulnerables, a los que la máxima dirección del país ha convocado a reforzar la atención, y a transformar el entorno con el protagonismo popular.

Alain Pérez, vecino de Punta Cotica, en Cienfuegos, afirma que son muy importantes estas intervenciones que han empezado a realizarse.

Es algo que ayuda sobremanera y que a veces no necesita esperar, porque la fuerza vecinal puede mover muchos escollos, dice.

Jaime Martínez, del barrio de Pueblo Griffo, coincide con él y explica que en su CDR siempre están pendientes de la pintura y la higienización. Cada domingo, personas de todas las edades limpian escaleras y jardines, desbrozan yerbajos, botan la basura acumulada.

No obstante, su coterráneo, Francisco Cárdenas, asegura ser un entusiasta defensor de la idea que ha puesto en marcha el Gobierno cubano, porque, más allá de lo anterior, poco pueden hacer los cederistas a título individual.

Francisco considera que, aun cuando pueda haber mucha iniciativa a nivel barrial, un verdadero éxito como el que se está escenificando en comunidades cienfuegueras y de otros territorios del país, solo se logra con una incidencia multifactorial que garantice los imprescindibles recursos financieros y materiales para construir y configurar nuevos escenarios.

Una muestra de ello es el proceso de transformación en marcha en el barrio de Reina, en el que los cederistas han sido actores fundamentales, pero no han estado solos.

En este sentido, el gobernador provincial de Cienfuegos, Alexandre Corona Quintero, señala que el Programa de atención integral a las comunidades y consejos populares con mayores dificultades desde el punto de vista social, en marcha en el territorio, posibilita el vínculo de un grupo de entidades en función del mejoramiento de la vida en esos lugares.

La iniciativa no está dirigida únicamente al plano material, sino también a fortalecer las estructuras de Gobierno a nivel de los barrios, lo cual es esencial para un proceso que no solo comprende los problemas materiales, sino, además, la atención a las personas vulnerables, familias disfuncionales, casos sociales…

Protagónicos en el reimpulso que el país ha dado a la prioridad de movilizar a las masas por su propio bienestar en ese espacio fundamental de convivencia que es el barrio, los CDR de Cienfuegos, a tenor de su función natural, han tomado la batuta de la tarea, la cual pretenden sumar al currículo de muchos buenos resultados que le han permitido ganar la condición de provincia destacada en el país; entre ellos –refiere Loreley García Ramírez, coordinadora de la organización–, la integración del 92,4 % de los vecinos, por encima de la media nacional, y las donaciones voluntarias de sangre, que se han honrado con creces cada mes.

La participación en el enfrentamiento a la COVID-19, desde los barrios, también ha sido clave, con la integración de los dirigentes de base y cuadros profesionales al personal de Salud en la atención a las familias en cuarentena y ancianos solos. El proceso de intervención sanitaria ha sido otro de los frentes de participación, con el apoyo en la limpieza, el adorno de los consultorios y en la convocatoria a la población para vacunarse.

Pero este del rediseño en la atención a los barrios vulnerables, dirá, con claridad, cuánta capacidad tiene la organización para propulsar el noble propósito de transformar las comunidades con las fuerzas mismas de sus vecinos, sobreponiéndose a complejos problemas acumulados por años.

En 61 años, no obstante, para la mayor organización de masas de Cuba los retos nunca han sido ajenos. Su creación misma fue la respuesta del pueblo al desafío de quienes lo agredían.

Por eso el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz definió a los CDR como «un arma vital de la Revolución», y sentenció que si alguien se preguntara cuál es el misterio de esta gran obra, «no podría haber otra respuesta que el hecho de haberse apoyado en las masas».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *