• Mié. May 18th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Especial Cuba » dicha y esperanzas » Por Julio Martínez Molina «

Poractualidadcanarias

Nov 1, 2021

Desciende de forma diaria la curva pandémica, retornan progresivamente a sus actividades actores estatales y de gestión particular, vuelven las personas a las playas, reiniciarán de forma paulatina las actividades culturales, en breves semanas deberá reanudarse el transporte interprovincial…

Turoperadores de todas las latitudes ponen otra vez la mirada sobre la isla mayor del Caribe, líneas aéreas del exterior surcan nuevamente nuestros cielos, la fuerza económica del turismo incrementa decenas de miles de personas de todo el mundo enamoradas de la belleza y la grandeza de Cuba…

El país estrecha alianzas con socios fundamentales del escenario económico mundial como Rusia y China; mientras consolida otras con actores de Asia u otras geografías.

La biotecnología y el prestigio general de la ciencia cubana se abren paso cada vez más en el mundo, a pesar de las difamaciones, manipulaciones y calumnias de los medios y estructuras mundiales subordinados al poder de la Casa Blanca.

El camino está abierto, la posibilidad ya es concreta y el Estado cubano, a través de sus instancias gubernamentales, favorece el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), entre otras diversas posibilidades abiertas para el desarrollo integrado.

Sí, hay motivos de dicha, certezas para la esperanza. Con un coraje inaudito, resistencia numantina y precisión en la respuesta sistémica a uno de los segmentos históricos más duros del periodo revolucionario, el pueblo y el gobierno de Cuba no se doblegaron. Y el sacrificio se premia.

A pesar de las 243 medidas impuestas por el Gobierno de Donald Trump, e inamovibles durante la administración de Joe Biden, a pesar del ataque constante en todos los frentes, y la decisión coordinada de ahogarnos, nos mantenemos nadando por un mar proceloso y ya comenzamos a avistar la orilla.

No obstante el odio asesino en redes sociales u otras picotas públicas por quienes reclaman la intervención en la Isla por la mayor potencia militar del mundo, a pesar de tanta instigación a desangrarnos para que otros se llenen de dinero y repartan el pastel que nunca van a comer, Cuba sigue en el camino de la justicia social, la dignidad y la soberanía.

Algunos se quebraron, creyeron en las palabras engañosas del verdugo. Fue su decisión. Pero la mayoría se mantuvo firme.

Este pueblo grande que resistió, una vez más crecido ante la adversidad, merece el premio de hallar en su porvenir días menos angustiosos, de contar cada vez con más ofertas acorde con su nivel adquisitivo, de restablecer la estabilidad emocional, que tanto tiempo de pandemia y encierro le ha provocado.

Quizá sea esta opinión personal –como todas, proclives al yerro en tanto ajustada a la subjetividad del emisor– acaso demasiado optimista, porque el virus ha disminuido de forma notable, aunque no desaparece y continúa haciendo daño.

Puede ser, pero algo que ocurre cuando se casan el instinto y la fe, me dicen que podremos poco a poco reconstruir los sueños y proyectos interrumpidos. Y avanzar, con voluntad, amor y  confianza. E incluso sin que la COVID-19 desaparezca del todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *