• Lun. Dic 5th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Especial Cuba » Cuba es Ara » No pedestal » Por Miguel Cruz Suárez «

Poractualidadcanarias

Sep 24, 2022

Están los que se marchan, es su derecho ir a donde prefieran y no lo discuto.

Optan por dejar un país que se bate contra muchos demonios y que afronta carencias enormes, dificultades de todo tipo, que implican malestar y sentimientos de frustración, que hacen frotarse las manos a los que han diseñado el siniestro plan para rendirnos por hambre y enfermedades.

Luego estamos los que nos quedamos, dispuestos a poner rodilla en tierra y afrontar la tempestad, por dura que sea, siempre confiados en que después de la tormenta saldrá el sol.

Buscar la mejoría personal, apartarse de los riesgos, subir en la escala del confort son opciones humanas de todos los tiempos y no dejarán de existir; pero una vez allí, al abrigo de un cielo ajeno, no debería desencadenarse el odio o el desdén hacia los que apuntalan con su esfuerzo el cielo propio.

Al fin y al cabo, cuando regrese la normalidad –que regresará–, no se cerrarán las puertas a los que han mirado el combate desde las gradas, y hasta aplaudido al agresor.

Habrá una Cuba mejor que la de hoy, sin cambiar de casacas ni entregar las banderas, y no será una obra de la casualidad o un regalo de nadie; será el resultado de mucha gente que se apretó el cinto, sudó sobre la tierra caliente, acudió a sus puestos contra viento y marea, durmió menos, empujó parejo y se aferró a un sueño posible.

La Cuba de los solidarios terminará imponiéndose sobre los egoísmos y los odiadores, como tantas otras veces.

Ojalá todos los cubanos que desde lejos nos contemplan en medio de una contienda épica tengan para los de acá el gesto amigo y la mano extendida, como esas que he visto con verdadero orgullo, en estos tiempos y en otros, fabricando puentes de amor.

Ni la historia ni la conciencia perdonarán a los que cebaron sus resentimientos y buscaron fortuna, tomando como pedestal, para sus dudosos éxitos, el sacrificio y las penas de sus propios hermanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.