• Dom. Mar 7th, 2021

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» El P.S.O.E. tapa la corrupción de Podemos » Impide que el denunciante de la caja B comparezca en el Congreso «

Poractualidadcanarias

Ene 15, 2021

El P.S.O.E. tiene totalmente bloqueado que se investigue la corrupción de Podemos en el Congreso de los Diputados. Tras haber impedido que compareciera Pablo Iglesias, ahora el partido de Pedro Sánchez ha frenado con sus votos la declaración en el Parlamento del denunciante de la caja B de la formación morada, un partido que acaba de recibir la ratificación judicial para permanecer imputado en su conjunto. La petición de comparecencia procedía del P.P.. Y el objetivo era que José Manuel Calvente ex responsable del equipo jurídico del partido de Iglesias que denuncia las finanzas irregulares– pudiera explicar el caso y su situación de vulnerabilidad tras haber denunciado la caja B de Podemos. El PSOE ha dicho “no”.

La comisión de Calidad Democrática ha sido la que ha tomado la iniciativa solicitando la comparecencia de Calvente. Toda una paradoja. P.S.O.E. y Podemos votaron en contra desde el primer momento para que el que fuera responsable jurídico del partido de Pablo Iglesias prestara declaración.

El P.P. elevó entonces su petición hasta la Mesa del Congreso. Y allí, de nuevo, los votos de los socios de Gobierno, Podemos y PSOE, han servido para enmudecer al principal denunciante de la caja B de Podemos.

Sólo el P.P. y los votos de Íñigo Errejón en la Comisión de Calidad Democrática respaldaron que la persona que tiene toda la información sobre las irregularidades financieras de los morados pudiera hablar. Íñigo Errejón, de hecho, preside esa comisión. El Partido Popular también pretendía que otra persona pudiera hablar: Dolores Delgado. Y el resultado ha sido el mismo: el veto.

La Comisión de Calidad Democrática debe abordar, entre otros asuntos, la situación de los denunciantes que se atreven a levantar la voz contra la corrupción. Su protección y las necesarias garantías que debe otorgarles la Administración para que sus testimonios lleguen hasta los poderes públicos y, en especial, hasta la Justicia.

Y los votos del P.S.O.E. y Podemos han hecho justo lo contrario: demostrar que un denunciante puede ser aparcado, marginado, enmudecido y vulnerado si actúa contra determinados partidos. En este caso: Podemos.

El P.S.O.E. tapa la corrupción de su socio

No se trata de la primera vez que el PSOE demuestra su firme decisión de tapar la corrupción de Podemos. El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, contó ya en agosto de 2020 en el Congreso con la ayuda de sus socios de Gobierno para no tener que comparecer en un Pleno extraordinario en la Cámara baja por la presunta caja B de Podemos, tal y como exigieron PP y Ciudadanos. La formación morada se encuentra imputada y, pese a ello, el PSOE decidió frenar esa comparecencia.

La dirección del Grupo Parlamentario Socialista acordó entonces no apoyar la comparecencia de su socio y vicepresidente segundo tras un intenso debate en la Ejecutiva del P.S.O.E. y dentro del propio gabinete ministerial. En esas fechas, de hecho, varios ministros defendieron la necesidad, en pro de la transparencia, de que Iglesias acabase compareciendo para dar explicaciones sobre las presuntas ilegalidades que investiga la Justicia y el Tribunal de Cuentas.

La titular de Defensa, Margarita Robles, fue una de las personas que se manifestó sobre la posibilidad de que Iglesias acudiera a dar explicaciones por la financiación de Podemos, y afirmó en declaraciones a la cadena Serque «la transparencia siempre es buena» y el control parlamentario «positivo». En cambio, horas después y desde París, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, marcó distancia con su compañera de gabinete y alejó la comparecencia de Iglesias con el argumento de que no es una cuestión que tenga relación con sus funciones en el Ejecutivo.

Así, en declaraciones desde la embajada de España en París, Calvo diferenció la exigencia de explicaciones por cuestiones relativas a la gestión del Gobierno de otros asuntos, como la financiación de Podemos, que se sitúan, a su juicio, en otro ámbito, en el de la actuación del partido. «Es verdad que hemos de distinguir los espacios de gobierno de los espacios de partido», señaló. Todo ello, después de que su jefe y presidente, Pedro Sánchez, llegara al poder por una moción amparada en lo que, por lo visto, ahora Calvo considera cosas “de partido y no de Gobierno”.

Por su parte, el secretario de Organización de Podemos, Alberto Rodríguez, se mostró ya por aquellas fechas contrario a la comparencia de Iglesias porque, en su opinión, esto perseguía «disparar munición» contra su formación en el marco de una campaña basada en «rumores», «bulos» y «mentiras». Hay que recordar que el partido está imputado judicialmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *