• Sáb. Sep 24th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Cuba » La dignidad no acepta injerencias «

Poractualidadcanarias

Jul 13, 2021

En la calle Ocho miamense, personajes que oscilan entre batistianos nostálgicos, ex invasores derrotados en Playa Girón, terroristas confesos y hasta mercenarios de poca monta, llegaron a pedir «una intervención militar internacional encabezada por Estados Unidos contra Cuba» para evitar que se produzca un «baño de sangre» por la represión a las protestas.

Los acontecimientos de este domingo en algunas ciudades y pueblos cubanos crearon una especie de festín en Miami, Washington, y en alguna que otra ciudad europea, desde donde –coincidentemente–, la agencia de prensa española efe ha reportado reacciones y ha fabulado y exagerado los hechos, multiplicando, quizás hasta por cien, la cantidad de los que «protestaban» y añadiendo calificativos peyorativos que no coinciden con los escuchados.

Al parecer las «noticias» llegadas desde Cuba, prediciendo el fin del socialismo en la Isla de la Libertad, despertaron al secretario general de la oea, el señor Luis Almagro, que raudo y veloz twiteó su condena al «régimen dictatorial» de Cuba por «llamar a civiles a reprimir» y por promover la confrontación contra quienes protagonizan las protestas contra el Gobierno.

Lo de Almagro no es nuevo, más bien es un reciclado folletín de mal gusto por parte de quien está acostumbrado a preparar golpes de Estado como el de Bolivia e inmiscuirse en los asuntos internos de otras naciones, con la mayor desfachatez del mundo.

Desde  Miami llegaron las más repulsivas y groseras advertencias ante lo que ocurrió en la Isla vecina.

En una rueda de prensa celebrada en el Ayuntamiento de Miami, el alcalde Francis Suárez afirmó que «los ojos del mundo están puestos sobre Cuba» y advirtió al Gobierno cubano para «no reprimir» a quienes salen a gritar «abajo la dictadura».

Debía saber este señor que sí, los ojos del mundo están puestos sobre Cuba, más que todo por la satisfacción de que, en nuestro país, bloqueado y amenazado, se desarrollan cuatro candidatos vacunales contra la covid-19 y que Abdala ya es la primera vacuna latinoamericana que se emplea para vencer la pandemia.

En la calle Ocho miamense, personajes que oscilan entre batistianos nostálgicos, exinvasores derrotados en Playa Girón, terroristas confesos, y hasta mercenarios de poca monta, llegaron a pedir «una intervención militar internacional encabezada por Estados Unidos contra Cuba» para evitar que se produzca un «baño de sangre» por la represión a las protestas.

En la propia ciudad de la Florida, el concejal Joe Carollo fue más lejos y reclamó que el Gobierno de Biden aplique la doctrina Monroe para prevenir intervenciones de otros países en defensa del régimen cubano.

Este concejalillo parece vivir en la época de la colonia o por sus venas corre una sangre distinta de la de quienes conquistaron la independencia de nuestros pueblos o los comprometidos a no claudicar ante las amenazas de la potencia yanqui.

No demoró tampoco la senadora estatal floridana Ileana García, quien solicitó a la administración Biden que no normalice las relaciones con el Gobierno de la Isla ni afloje las sanciones.

Alguien que no podía faltar en este repugnante show mediático, la congresista republicana por la Florida,  María Elvira Salazar, hasta llegó a predecir que «esto puede ser el principio del fin del régimen comunista en Cuba».

Esta señora, acostumbrada a equivocarse en su frenético discurso de odio contra nuestra nación, con su típico oportunismo politiquero, llegó a afirmar que en la Isla se vive una «tormenta perfecta» y prometió ser la «portavoz» en el Congreso de Estados Unidos de los cubanos que piden «ser tan libres» como los estadounidenses o ciudadanos de otros países democráticos.

Aunque no vale la pena, recuerdo a la congresista Salazar que a los cubanos libres no nos interesan para nada los conceptos de su Gobierno sobre la «libertad», es decir, la de que cada persona tiene derecho a portar armas, que cada policía blanco puede asesinar a una persona negra, que un niño centroamericano puede ser convertido en un cautivo de esa especie de campo de concentración abierto por Donald Trump en la frontera mexicana, y otras «libertades» al estilo imperial.

La citada agencia efe refiere en uno de sus despachos, fechado en Bruselas, que «los ministros de Exteriores de la Unión Europea (ue) hablarán hoy de la situación en Cuba tras las protestas protagonizadas por miles de personas este domingo, que se saldaron con cientos de detenidos y enfrentamientos con partidarios del presidente Miguel Díaz-Canel», según anuncio del alto representante para la Política Exterior de la ue, Josep Borrell.

Recuerdo, en este caso, que el Viejo Continente y la institución que lo representa deben saber que Cuba apuesta por la buena relación y el respeto mutuo con países del área y la entidad comunitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.