• Jue. Ago 18th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Cuba » Aduana de Cuba decomisa piscina enviada para una niña con discapacidad «

Poractualidadcanarias

Jun 8, 2021

Vladimir Valdivia, un cubano residente en Uruguay, envió la piscina por Aerovaradero a su sobrina, que tiene pie equinovaro, una discapacidad congénita, que no permite su movilidad.

Vladimir Valdivia es un cubano residente en Montevideo, Uruguay, que asegura que la Aduana de Cuba le ha decomisado una piscina inflable que envió a su sobrina Jessica, una niña de dos años que nació con pie equinovaro, una discapacidad congénita del pie que no permite su movilidad y buen funcionamiento.

«Esa piscina sería para esa niña un entretenimiento ya que no puede caminar y tampoco la han podido operar», escribió Valdivia en su muro de Facebook, donde denunció «el robo» del que había sido objeto.

«Le robaron una vez más la felicidad a un niño discapacitado. No tienen sentimiento. ¿Para quién será la piscina que le robaron a Jessica?», se pregunta Valdivia en sus redes sociales, añadiendo que «han dañado a una niña que no puede caminar».

Entre los comentarios de la publicación, está el del jefe de Valdivia, que lamentó que a su empleado le robaran una piscina que había comprado con mucho sacrificio, trabajando en Uruguay.

Los motivos del decomiso

Según explicó Valdivia en declaraciones a CiberCuba, ése era un envío no acompañado que él hizo en diciembre con una persona a Cuba. La empresa de paquetería de Montevideo le dijo que ese paquete no tenía nada que ver con los que llevaba ese compañero suyo encima, en el vuelo (unos 70 kilos). Aún así, no sobrepasaba los 125 kilos.

Este viernes 4 de junio cuando esta persona se desplazó desde el centro del país a La Habana a recoger la piscina porque no le contestaban a los teléfonos, ni le daban explicaciones del envío, le dijeron que no podían darle la piscina porque estaba pasado de peso.

«Él trató de explicar que la piscina no era suya, sino de un compañero suyo que lo enviaba para una niña discapacitada que necesita hacer ejercicio en los pies y el hombre que estaba ahí le dijo que no, que la piscina tenía que quedarse y que tenía que escoger entre un paquete de ropa y la piscina y él eligió la ropa y le entregaron a cambio los papeles del decomiso de la piscina.

Aunque intentó reclamar, a la hora a la que estaba allí ya no había nadie en las oficinas. «Ayer mismo intentó llamar por teléfono después y no le contestaron. Nosotros vivimos en el campo, en el centro del país. Viajar hasta La Habana a hacer una reclamación en una oficina, como está el problema del Covid y el transporte en Cuba es imposible. Incluso, el transporte de ayer para ir a La Habana costó 5.000 pesos. Es imposible hacer una reclamación en Cuba porque por teléfono no atienden», añadió Valdivia a este diario.

La piscina inflable decomisada a Valdivia (modelo Bestway Steel Pro Max) cuesta en torno a 230 dólares más los gastos de envío a Cuba y mide 305 x76 centímetros.

Según las nuevas reglas de la Aduana de Cuba, publicadas en la Gaceta Oficial el 10 de diciembre de 2020 previo al inicio de la Unificación Monetaria, en enero de 2021, no está prohibida la importación de piscinas infantiles.

Así lo recoge el apartado 95.06, dedicado a regular la entrada en el país de artículos de material para cultura física, gimnasia, atletismo, demás deportes (incluido el tenis de mesa) o para juegos al aire libre (…) y piscinas, incluso infantiles.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *