• Sáb. Nov 26th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Valencia C. F. 2 Elche C. F. 1 » Piccini la metió hasta el fondo » Por Alfredito Y Alejandro «

Poractualidadcanarias

Dic 11, 2021

El italiano da la victoria al Valencia en un partido que acabó con polémica por un ‘gol fantasma’ de Carrillo en el descuento que el VAR comprobó que el balón no entró en su totalidad.

https://ochogotas.es El Almendro

Estación  Cepsa La Barrera 

Valsequillo Gran Canaria   

Reapertura   

Nueva Dirección  Nuevo Servicio

Teléfono 646 045 765

Cristiano Piccini le dio al Valencia tres puntos que le ubican en la pelea por Europa. Piccini lo celebró como si fuera el gol de su vida, porque posiblemente lo fuera. El italiano, un jugador que se ha ha pasado dos años sin serlo por una maldita lesión, puso el momento emotivo a un día cargo de emociones, una jornada que comenzó con una manifestación, continuó con los positivos por Covid-19 de Bordalás y Alderete y acabó con un ‘gol fantasma’ de Carrillo que en Elche vieron claramente dentro, pero que el VAR dijo a Jaime Latre que el balón no entró en su totalidad. Con la tecnología que se usa en la Champions, menos dudas, la verdad.

El Valencia le dedicó a Bordalás, confinado desde ayer en su casa de Alicante tras dar positivo por Covid-19, una de las mejores primeras partes de la temporada. El Elche de Francisco fue sometido a un asedio del que solo Lucas se escapó una vez y se encontró con Cillessen, que a la chica callando lleva desde el partido contra el Villarreal haciendo paradas de las que dan puntos. El Valencia, quizás porque le faltaba Gayà o más bien porque por la izquierda del Elche no estaba Mojica, encontró por su banda derecha un filón. Foulquier, Soler, Hélder, Guedes, Maxi… todos caían a ese costado para entrar desde ahí al área de Egdar Badía. Sin embargo, prueba del dominio che, fue por el otro costado, por el que llegó el gol de Guedes. Un golazo.

Guedes recogió el balón en la frontal y, tras un recorte y sin pensárselo, cargó su pierna y lo colocó lejos del alcance de Badía. Ese gol gol no solo hacía justificia a lo que se estaba viendo en el césped sino que también le sentó a Guedes como trago de agua en el desierto, porque Bordalás le señaló el día del Rayo sustituyéndole y directamente le sentó en el banquillo hace una semana en Vigo. Guedes tiene sus lagunas en defensa (¡y qué delantero no!), pero nadie puede negar que si este Valencia aspira a algo más que deambular por zona de nadie le necesita enchufado… y mucho.

El problema del Valencia, como tantas veces pasa, es que en esos primeros 45 minutos había dejado tocado al Elche, aunque ni mucho menos estaba hundido. Y los ilicitanos, viéndose metidos en el partido, que lo estaban porque solo iban un gol por debajo, fueron creciéndose en Mestalla. Francisco, cuya llegada le ha dado aire fresco al equipo, el necesario para no dejarse llevar tras primeras partes como la de ayer, le metió otra marcha a los suyos con las sustituciones. Así, con la entrada en escena de Pere Milla, Gumbau, Benedetto y Josan, el Valencia fue sintiéndose amenazado hasta que Lucas Boyé le empató. El delantero le robó la tostada a Foulquier en un córner y batió a Cillessen sin que nada pudiera hacer este.

https://ochogotas.es El Almendro

Estación  Cepsa La Barrera 

Valsequillo Gran Canaria   

Reapertura   

Nueva Dirección  Nuevo Servicio

Teléfono 646 045 765

Restaban 15 minutos más el añadido y cualquier cosa podía pasar en Mestalla, donde el Elche hacía 35 años que no ganaba. Y cerca estuvo de romper esa racha Pere Milla, que remató al travesaño en unos minutos en los que el Valencia andaba como boxeador golpeado. Pero fue entonces cuando apareció Piccini y, tras una asistencia de cabeza de Diakhaby (excelente en todo esta vez el francés), pegó al balón con el alma. Tenía que ser Piccini, un jugador que se ha pasado dos años sin serlo por una lesión y que lo celebró como el gol de su vida, porque posiblemente para él lo era. Ese fue un momento de pasión, aunque ahí no acabó la emoción. Esta se prolongó hasta el descuento, cuando llegó la acción de Carrillo, la del gol que para el Elche entró y para el Valencia y el árbitro, no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.