• Mar. Feb 7th, 2023

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » U.D. Almería 3 R.C. Celta De Vigo 1 » Vinicius pone en órbita al Almería » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Oct 29, 2022

El Celta empezó mejor y se puso 0-1.

El joven Veiga adelantó a los vigueses y vio la roja por un pisotón a Robertone.

Lázaro Vinicius, De la Hoz y Eguaras firmaron una merecida remontada.

El Almería ya está en órbita. Tres victorias consecutivas en casa le han dado un notable empujón en la clasificación y llenan el depósito de confianza de un equipo cada vez más fiable y con recursos ofensivos que invitan al optimismo. Esta vez no hubo un primer tiempo avasallador, más bien todo lo contrario. Fue el segundo acto el que le valió los tres puntos a los andaluces. La aparición de Lázaro Vinicius resultó decisiva para levantar un partido que quedó muy marcado tras la expulsión de Gabriel Veiga, héroe y villano celeste. El joven canterano puso el 0-1 con un golazo en el 24′ y en el 32′ se fue al vestuario tras pisar a Robertone.

Celebró el triunfo el Almería, pero de entrada se plantó muy bien e hizo una mejor lectura del partido el Celta. Carles Pérez y Óscar hacían ancho el campo y Aspas ofrecía soluciones entre líneas. El ‘10′ celeste avisó primero, pero fue otro canterano, Gabriel Veiga, el que dio brillo a los mejores minutos vigueses con un golazo desde la frontal cocinado por Óscar desde la izquierda.

El guion diseñado por Coudet funcionó a la perfección hasta que Veiga clavó los tacos en la pierna de Robertone y Del Cerro Grande, previa visita al VAR, lo envió a la ducha. El pisotón no ofreció ninguna duda, aunque sí es más que interpretable si hubo intención o no. El videoarbitraje ha convertido el fútbol en un juicio constante de acciones a cámara lenta que desvirtúan la competición. El chaval se fue al vestuario hecho un mar de lágrimas y el Almería se hizo dueño por completo del partido con una hora por delante para intentar poner del revés el choque.

El plan de Coudet para llegar sin daños al descanso fue juntar a Óscar con Beltrán en el doble pivote, recolocar a Larsen en la derecha y dejó solo en punta a Aspas en un 4-4-1 con el contragolpe como único argumento para tratar de hacer daño en ataque. En el intermedio recompuso a los suyos dando entrada a Tapia y Cervi y sacrificando a Pérez y Larsen.

También movió ficha en el descanso Rubi, tras comprobar que su Almería había monopolizado el balón pero no era capaz de acercarse al gol. El Celta le puso por delante un plan que incomoda a los rojiblancos, que se sienten mucho más a gusto cuando enlazan transiciones rápidas que adueñándose del control ante rivales cerrados.

Ramazani y Pozo fueron las apuestas en busca de la reacción. El Almería intensificó el asedio, mantuvo a sus diez jugadores de campo en terreno celeste y encontró el premio muy pronto. Pozo dio la razón a Rubi y robó el balón e inició la jugada que acabó en el 1-1. Asistió a Baptistao y este sirvió un balón perfecto a Lázaro Vinicius. El brasileño no desperdició el regalo y puso el 1-1.

El empate espoleó al Almería y sembró dudas en el Celta. Baptistao tuvo el 2-1 dos minutos después, pero falló en el mano a mano. Sí acertó De la Hoz desde la frontal con la colaboración involuntaria de Tapia. Su disparo tocó en el pivote del Celta y dejó sin opción de respuesta a Marchesín.

En plena inercia positiva, con un jugador más y mejores piernas, el partido se le quedó de cara al Almería. Pero el conjunto andaluz no supo cerrarlo y mantuvo con un hilo de vida a los visitantes hasta el descuento. Tuvo el empate Beltrán, pero se le echó encima Fernando. Las acciones de estrategia eran el clavo final al que se agarró el Celta. Sin embargo, un córner le quitó interés a los últimos minutos. Dyego Sousa le robó la cartera a la zaga celeste y Eguaras finiquitó un partido que confirma el buen momento como local del Almería, con cuatro puntos de renta sobre el descenso a falta de que se complete la jornada.

El Celta, lastrado por la expulsión de Veiga, alarga su sequía como visitante y mantiene las dudas en torno a Coudet. Su salvador, Aspas, esta vez no fue ni padre ni madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.