• Lun. Dic 5th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Real Zaragoza 0 S.D. Eibar 0 » El Zaragoza no puede contra nueve » Por Laura Quintero «

Poractualidadcanarias

Oct 3, 2022

Ejercicio heroico de resistencia del Eibar en La Romareda que deja a Carcedo señalado y temblando.

Venancio y Javi Muñoz fueron expulsados.

Ni contra nueve es capaz de ganar el Zaragoza de Carcedo, un equipo plano, reservón e ineficaz, reflejo de su entrenador y producto de dos arquitectos sin ojo clínico como Torrecilla y Sanllehí. El Eibar sufrió las expulsiones de Venancio (39′) y de Javi Muñoz (77′), pero hizo todo un ejercicio de resistencia en La Romareda que deja a Carcedo temblando y al Zaragoza con todas las alarmas encendidas.

Carcedo le dio a Iván Azón la primera titularidad de la temporada, relegando al banquillo a Mollejo y desplazando a Giuliano a la banda izquierda, y, exigido por las circunstancias, deshizo su doble pivote de las siete primeras jornadas, Manu Molina-Jaume Grau, y dio entrada a Francho, su centrocampista con mayor ritmo. Por su parte, el Eibar presentó un único cambio en su alineación: Javi Muñoz por el lesionado Aketxe.

El Zaragoza no se decidió a atacar de salida y alternó la presión alta con pasajes en los que se dedicó a esperar al Eibar en su campo. Y como Garitano, que perdió a Berrocal a la media hora, tampoco quiso correr riesgos, se impuso el fútbol control y apenas hubo ocasiones claras en la primera mitad. Acaso una por bando: un disparo en semifallo de Corpas desde la frontal del área que se fue rozando el poste izquierdo de Cristian Álvarez y un cabezazo de Jair a la salida de un córner que se marchó fuera por un palmo.

Todo muy igualado hasta que un manotazo en el cuello de Venancio a Vada en un forcejeo, antes del saque de una falta, acabó en el minuto 39 con la expulsión con roja directa del central portugués, relevo del lesionado Berrocal, después de que el árbitro acudiera a ver la repetición de la acción al monitor del VAR por la presión de La Romareda. El Eibar se quedó con diez de forma inesperada, y quizá exagerada, y eso empujó a Garitano a reestructurar su alineación, sacrificando a sus extremos Corpas y Stoichkov, que se marchó enfadadísimo, y recurriendo a Nolaskoain y Rober Correa para formar una defensa de cinco. Pese a que Trujillo Suárez dio ocho minutos de añadido, el Zaragoza no logró incomodar a Yoel.

Con un hombre menos y con sus futbolistas más peligrosos en la ducha, especialmente su goleador Stoichkov, el Eibar se limitó toda la segunda parte a resistir, dejando arriba como un islote al argentino Blanco Leschuk, recambio de Bautista en el descanso. También Carcedo movió su banquillo en el intermedio relevando a Fran Gámez por Larrazábal en un intento vano por abrir más la banda derecha.

El Zaragoza se dedicó a mover, o más bien, a trasladar, el balón sin apenas intención hasta que en el minuto 63 Bermejo recibió de Francho en el pico del área grande, se deshizo de Arbilla con un quiebro y un levísimo golpe con la mano en la cara, y batió a Yoel de un disparo con efecto junto al poste. Un gran gol que se llevó por delante el VAR quizá con la misma exageración que la expulsión de Venancio.

Inmediatamente después, Carcedo sustituyó a Azón y a Bermejo, que se vio de golpe sin gol y en la caseta, por Gueye y Mollejo, pero nada cambió en el Zaragoza ni en el partido hasta que en el 77′ el árbitro expulsó también con roja directa a Javi Muñoz por una dura entrada a Fuentes. El Eibar se quedaba con nueve para afrontar el último cuarto de hora, pero ni con esas tuvo Carcedo un alarde de valentía. Hizo otros dos cambios -Puche y Manu Molina-, pero siguió jugando con cuatro defensas y a marear la perdiz. Sanllehí dice de él que es un entrenador “trabajador, experto y moderno”, pero a este paso veremos cuánto le dura la paciencia al director general, porque el Zaragoza no juega a nada y no le marca un gol al arcoirís. Y Carcedo ya no le gusta a nadie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.