• Mar. May 17th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Real Sociedad B 0 U. D. Ibiza 1 » Miki Villar da la victoria al Ibiza en la intimidad de Anoeta » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Nov 7, 2021

Triunfo por la mínima del equipo celeste contra un Sanse de capa caída, con un entrada pobre en el estadio de la Real:

solo acudieron 854 aficionados.

Roja a Xabi Alonso.

Suma y sigue. La mala racha del Sanse. Y la buena del Ibiza. Quinta jornada sumando del equipo ibicenco, que se llevó la victoria del Reale Arena con un solitario gol de Miki Villar en la segunda parte, ajusticiando a una Real B que siempre da la cara, pero que empieza a sufrir los rigores de la Segunda división. Los de Xabi Alonso acumulan ya tres derrotas seguidas y no terminan de salir de los puestos de descenso. Y el Ibiza se acerca peligrosamente a los puestos de playoff, que se acerca a sólo dos puntos. Y todo en la intimidad de Anoeta, con 854 espectadores en las gradas, una cifra pírrica para un estadio que impone cuando está lleno, pero también cuando parece que está vacío.

Hasta el descanso pocos recursos ofensivos ofrecieron tanto la Real B como el Ibiza, que plantearon más una batalla en el centro de campo que una búsqueda de la portería rival a campo abierto. Fue un primer tiempo muy igualado, que fue bastante frío, como si el partido se contagiara del ambiente gélido en la grada, porque apenas se veía aficionados en las butacas y daba la sensación de que se jugaba a puerta cerrada, como cuando no hace tanto se disputaban los encuentros sin público por culpa de la pandemia del coronavirus. En ese contexto era difícil conectarse, y eso parecía pasarles a los jugadores de ambos equipos.

El Ibiza tuvo alguna llegada aislada en las botas de Javi Lara y de Ekain, pero fueron disparos desde fuera del área ante los que no tuvo excesivo trabajo Gaizka Ayesa. Y el Sanse lo fió todo a Karrikaburu, que se fajó una vez más con defensas experimentados, dándose otra pechada de trabajar y jugar bien de espaldas, logrando fabricarse una buenísima oportunidad, girándose sobre sí mismo y obligando a Germán a hacer una notable intervención. Eso fue lo poco que ofrecieron unos y otros en un primer tiempo soporífero.

Tras el descanso, ambos equipos parecieron despertarse, porque menos no podía ofrecer. Ojo, no quiere decir eso que no se fajaran y pelearan. Pero fútbol, lo que se dice fútbol, poco mostraron a los pocos valientes que se acercaron a Anoeta en una noche muy desapacible. Tampoco las condiciones parecían no ser las mejores para florituras. Fue un choque para valientes, para arremangarse y ponerse en mono de trabajo. Sangalli entendió perfectamente lo que necesitaba el partido, y trató de tirar de sus compañeros. Pero fue el Ibiza el que más cerca estuvo del gol en el inicio de la segunda parte. Gaizka Ayesa tuvo que emplearse a fondo para evitar el gol de Castel a la salida de un córner, y con otra valiente salida en un balón dividido.

Con el Ibiza mejor colocado, y cada vez más cerca de la portería realista, Xabi Alonso agitó la coctelera para cambiar la inercia en la que poco a poco estaba entrando el partido. Porque al filial realista ya le costaba horrores salir de su portería, el Ibiza dominaba, aunque también es verdad que tampoco lo hacía con excesiva claridad. Alkain le dio algo más de mordiente al ataque realista, y Magunazelaia trata de salsear un poco más para que Karrikaburu no estuviera tan solo en punta de ataque. Djouahra reaccionó con una buena jugada a pie cambiado a la que no llegó Karrikaburu. Y mientras, el Ibiza insistía a través de córners, porque llevaba el peso del encuentro. Davo estuvo muy cerca del gol, pero su remate lo envió fuera cuando lo tenía todo a favor.

Y cuando parecía que se apagaba un poco el ímpetu del Ibiza, y el Sanse recuperaba el pulso al partido, llegó el gol del triunfo del equipo ibicenco. Miki Villar cazaba un pase interior, tras una buena combinación con Castel en la frontal del área. Esta vez, Ayesa no pudo hacer nada. El técnico del Sanse, Xabi Alonso, fue expulsado por protestar que en la jugada previa al gol había habido una falta clara sobre un jugador de su equipo. El partido se empezó a calentar a partir de ahí, porque al filial realista le entraron las prisas por empatar, al verse más en descenso. Lo intentaron los potrillos, pero el Ibiza se defendió bien, y tiró de experiencia, aunque a Guerrero se le fue de las manos y por eso fue expulsado.

De poco sirvió que jugara con uno menos los últimos minutos, porque sujetó bien el triunfo, y la Real B acabó desquiciada, derrotada y sin el apoyo de su afición. 854 espectadores en las gradas de Anoeta es una cifra muy pobre para animar a tu segundo equipo en Segunda. Que se lo hagan mirar todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *