• Lun. Abr 19th, 2021

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Real Sociedad 1 F. C. Barcelona 6 » El Barça es un martillo » Por Tojimo Y Barmar «

Poractualidadcanarias

Mar 21, 2021

Ganó con mucha solvencia a la Real, liderado por la mejor versión de Busquets y Alba, y con goles de Griezmann, Dest (2), Messi (2) y Dembélé.

El Atleti, a 4 puntos.

Mientras otros sufren y se toman cada jornada como un ejercicio de resistencia, el Barça ha entrado en la fase de disfrutar y aplastar como un rodillo. El equipo de Koeman ofreció ante la Real Sociedad una exhibición de poderío a tener en cuenta. La goleada por 1-6 fue un mensaje tremendo. Ya no son los 18 partidos seguidos sin perder en Liga, los nueve triunfos consecutivos como visitante y lo 48 de 54 puntos logrados; es la manera de jugar.

Lo de cerrar la jornada después de que hayan jugado los rivales directos tiene sus pros y sus contras. Cuando has visto al Sevilla empatar en el descuento con gol de su portero, al Madrid sentenciar en el último minuto tras un disparo al poste del rival y al Atlético salvar tres puntos con Oblak parando un penalti en el minuto 82, el listón estába alto y el mensaje parecía claro: Tocaba sufrir. Pero ante este desafío, los barcelonistas respondieron con un partido brutal.

Ante el reto de Anoeta, Koeman repitió once inicial respecto al último partido, con De Jong como central, en busca de mantener una seguridad en sí mismo que hace dos meses brillaba por su ausencia. La Real siguió haciendo lo mismo de siempre ante el equipo blaugrana, pero este Barça ha crecido mucho en los últimos meses.

Imanol planteó el partido al duelo directo en un uno contra uno a todo el campo que dejó al equipo de Koeman sin saber muy bien cómo meterle mano a un partido que se empezó jugando al límite. Ambos equipos buscaban el error en la salida de balón del rival y fueron los locales los que tuvieron la primera gran ocasión de golpear primero, pero Ter Stegen le ganó el duelo a Isak.

Estuvo más acertado el Barcelona de entrada en un día en el que la puntería lo era todo. En una recuperación de balón del Barça en campo contrario, Messi habilitó a Alba, que le dio medio gol hecho a Dembélé, que certificó que no es delantero centro, pero el rechace de Remiro lo recogió Griezmann para marcar el primero. El francés del Barça repetía titularidad cuando tenía todos los pronunciamientos en contra y se marcó un partido estupendo el día de su trigésimo aniversario en todos los sentidos.Defendió, corrió, creó y remató.

Tras el 0-1, el Barça volvió a invitar al rival a entrar en el partido con un error absurdo, pero Ter Stegen volvió a solventar el fallo ante Isak en lo que fue el preludio del segundo gol del Barça. Casi calcado en el argumento al primero, pero por la otra banda. Recuperación de balón, esta vez de Busquets, pelota a Messi, quien asistió a Dest para que éste marcara un 0-2 que reflejaba mucho más de lo que se había visto en el césped. La puntería del Barça, tan desviada tantas otras veces, resultó determinante en el primer acto.

Si el Barça acabó la primera parte en modo voraz, el inicio de la segunda fue una prolongación del martillo blaugrana. A los ocho minutos de la prolongación, Dest marcó el tercero en la jugada soñada por cualquier entrenador que dibuja un esquema con dos carrileros: llegada de Alba por la izquierda y remate de Det por la derecha. Con la Real noqueada, Busquets puso la guinda a una actuación catedrática con un pase medido a Messi que liquidó la defensa local para marcar el cuarto.

El Barça, por primera vez en mucho tiempo dio síntomas inequívocos de disfrutar en el campo adornándose y mareando a un rival que, ahora sí, recibía el castigo que marcaba el marcador, que ya reflejaba la diferencia entre ambos equipos y que Dembélé se encargó de sellar con un golazo fabuloso.

Con el partido loco, porque el Barça quería más y la Real no se rendía, Barrenetxea marcó el gol (golazo) del honor, que motivó el arreón final del Barça, que volvió a acelerar para que Messi marcara el sexto. Un martillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *