• Sáb. May 21st, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Real Madrid 2 Elche C. F. 2 » El Madrid celebra un mal empate » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Ene 23, 2022

El Elche vuelve a ser víctima de la fe de los blanco.

Tuvo el partido en la mano y se dejó dos puntos en los últimos nueve minutos. Benzema falló un penalti y se lesionó.

Levante, Espanyol, Osasuna, Cádiz y Getafe le han quitado este año puntos al Madrid. Más el Elche, que estuvo en un tris de hacer lo nunca visto, ganar en el Bernabéu. Demasiados tropiezos ante equipos del mismo tamaño como para que parezca un accidente. El Madrid regula demasiado cuando no presiente peligro y esta Liga no lo tolera. Porque en esto también pesan los imponderables: que Benzema falle un penalti, que se lesione, que Badía vista de superhéroe, que de 23 tiros solo entren dos… Lo que siempre fue el fútbol, que siempre vino sin manual de instrucciones.

Un error de cálculo empezó a estropearlo todo con Hazard. Al Madrid solo se puede llegar de punta en blanco, física y mentalmente, porque no hay lugar para la autocomplacencia en el club. A ello hay que atribuir las 34 ligas y 13 Copas de Europa. Cualquiera que haya pasado por ahí sabe que no hay murmullo más inquietante que el del Bernabéu. Lo sufrió incluso Gento, el futbolista más multiganador de la historia y al que este domingo lloraron respetuosamente unos aficionados que muy mayoritamente nunca le vieron jugar, pero que tocaron estupendamente de oído. Dos años y medio después de su llegada, Ancelotti le dio a Hazard la oportunidad de volver a probar que no es un fraude. Eso sí, ya fuera de su sitio, que lo perdió porque Vinicius no espera a nadie, sino en una vacante por la que han pasado muchos y no se queda nadie. Pero el plan de rehabilitación, si es que lo hay, será lento. Ahí hubo un crack mundial y cada vez son más las dudas de sí volverá.

Hazard jugó a favor de obra: un adversario digno pero modesto, en casa, con un gol salvador en Elche (el Madrid es capaz de hacer épica de cualquier cosa, incluso de una victoria mínima en el Martínez Valero) en el recuerdo… Ni por esas, El Madrid atajó por la obra banda, aquella en la que nadie ha corrido más y mejor que Gento, territorio Vinicius ahora, y por Benzema, un futbolista antes aclamado por el gremio (con la deshonrosa excepción de Mourinho) que por la grada. Un futbolista que tardó demasiado en ser apto para todos los públicos.

A estas alturas cabe decir que el partido nunca cambió de manos. Si acaso de intensidad. El Madrid aprieta y afloja. No esperen que con la edad de sus centrocampistas, fundadores del modelo, rompa el velocímetro. Le basta rachear para decidir. Y así transcurrió la primera mitad. El Madrid fue espolvoreando ocasiones, espaciadas pero bien construidas, que colocaron a Badía en el centro de la escena. Le sacó una Vinicius, que fue bordando regates hasta llegar a sus barbas; otra a Benzema, tras control imposible de una pelota que le llegó por el retrovisor, y una última a Casemiro, con el pie porque con cualquier otra parte del cuerpo no hubiera llegado a tiempo. Luego De Burgos vio un penalti a Vinicius, claro, tras merendarse una falta previa a Pere Milla. Benzema hizo justicia mandando su disparo al cruce de las calles Padre Damián y Rafael Salgado.

Francisco, desde la distancia (se quedó en Elche porque aún es positivo), mantuvo sus dos puntas. Parecía un ataque de optimismo, pero no lo fue tanto. Al filo del descanso, Mojica (magnífico él y magnífico Palacios en la otra banda), mal vigilado por Hazard, le abrió pasillo a Fidel, que había relevado al lesionado Morente, y el centro de este lo cabeceó sin oposición el mejor de los Lucas, Boyé. El partido no iba por ahí, pero el Madrid quedaba obligado a otra remontada. Antes de irse al descanso tuvo tiempo Badía de salvar otras cuatro, a Mendy, Benzema, Kroos y Casemiro. El Madrid había jugado para golear y se marchaba preocupado.

La vuelta no cambió nada. Mandaba el Madrid, resistía el Elche y seguía metiendo la pata De Burgos. Vio penalti en un miniempujón de Diego González a Hazard. El VAR le sacó del claro error y se ciscó en la norma. Tampoco es cierto que no se hace sonar la campana si hay contacto. Al menos hoy. Veremos mañana.

En el parte de accidentes quedó también la lesión de Benzema. Se echó una mano a los isquios y el Bernabéu las dos a la cabeza. El partido ya no fue el mismo. Al Madrid le entraron las prisas y asomó el tic de colgar balones a ninguna parte. Mala solución porque Verdú y Diego González se las saben todas y porque sin el francés nadie mantiene la calma en el área.

Ancelotti tocó algunas teclas, incluido el dibujo, con un salto al 4-2-3-1, con Rodrygo en la derecha y Hazard en la mediapunta, donde disimula mejor sus estrecheces en lo físico. Tampoco funcionó.

Y el Elche, que había decidido acabar en su área, se apuntó un gol extraordinario en la contraria. Una gran maniobra de Lucas Boyé acabó con un pase a Pere Milla, para siempre héroe de un ascenso, que no perdió la calma y batió a Courtois. Y tras el acierto, el error. Milla saltó con los brazos abiertos en un córner y le cazó el VAR. Tampoco en esto anduvo listo De Burgos. Lo transformó Modric y dio paso a un último asalto del Madrid que, como el miércoles, casi acaba en conquista. Con un cabezazo de Militao, en el descuento, llegó al empate. Un ataque de fe que equilibró el exceso de confianza ante un Elche que le recordó al líder, grande con los grandes, que esta Liga es de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *