• Lun. Dic 5th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Real Betis 2 Girona F.C. 1 » El Panda » castiga al Girona » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Sep 18, 2022

El Betis se asienta en la zona Champions con un doblete de Borja Iglesias.

Un error de Samu Saiz condena al equipo de Míchel, que careció de pegada.

Borja Iglesias respondió a la llamada de Luis Enrique con una actuación sobresaliente que bastó para que el Betis se instale de forma definitiva en la zona Champions de esta Liga. No fue el mejor día de los verdiblancos. Enfrente tuvo a un Girona más brillante, más vertical y más atrevido. Pero la eficacia manda en la élite y un grave error de Samu Saiz entregó al Panda la oportunidad de ser protagonista en Heliópolis y desequilibrar la balanza a poco del cierre. El gallego suma seis tantos y un puñado de argumentos para soñar con el Mundial.

El inicio fue trepidante en intenciones. El Betis lanzó su presión arriba y el Girona trató de esquivarla de la forma que mejor sabe. Tocó y tocó. A veces con riesgos y otras sin ellos. Con la huella de su técnico sobre el césped del Villamarín desde el minuto uno. Pronto reflejó que no venía a Heliópolis a esperar. Riquelme lanzó una contra y ahí se estiraron esos dos carrileros que Míchel coloca con sabiduría en su atrevido sistema táctico. Miguel Gutiérrez esquivó líneas hasta encontrar un hueco y servir un pase interior brillante para la aparición de Arnau, que definió con firmeza ante Rui Silva. Puño cerrado de Míchel. Sus alas golpeaban primero.

El Betis suele templar sus nervios. El marcador en contra no varió en demasía su apuesta. Insistió en buscar a Canales, pero fue Rodri el que más apareció. El canterano supo leer una pisada de balón sobresaliente de Borja Iglesias para penetrar al espacio y forzar el dudoso penalti de Bernardo. El Panda, recién llamado por Luis Enrique, cumplió desde los once metros. El ritmo del duelo aventuraba más locura. El Betis retomó su confianza. El Girona reinició su atrevimiento. Las quejas de su técnico, Míchel, lo mandaron al vestuario antes de tiempo.

Quería ciertos mandos el Betis, pero su fútbol se vio frenado por las virtudes del Girona. Carvalho apenas respiraba, Canales tuvo que acercarse demasiado a las bandas y los laterales tenían menos incidencia de lo habitual. Oriol Romeu controlaba la medular para que ahí pasaran pocas cosas. El intercambio de golpes siguió en escena, pero el Girona encontraba más claridad en sus apariciones y Reinier tuvo la opción de desequilibrar la balanza, pero su remate de cabeza fue inocente y Rui Silva lo detuvo sin problemas. El Villamarín pedía más de los suyos. El Girona esperaba para agarrar su instante.

La reanudación entregó más vida aún al Girona. Fue más incisivo y dañó en cada espacio que quiso conquistar. Reinier se topó con el poste en un gran remate tras un servicio preciso de Castellanos. Poco después, fue Rodrigo Riquelme el que disfrutó de una clara opción que terminó con un disparo demasiado alto. Sobrevivía Rui Silva, compraba papeletas el Girona. Pellegrini movió su banquillo para variar un escenario que tenía demasiadas fisuras para los suyos. Tiró de Ruibal para recuperar fiabilidad y colocó a Willian José para ganar enteros en ataque. Todos querían más.

Quizás en su peor momento del duelo, el Betis se encontró con un inesperado regalo. Samu Saiz erró un pase atrás y Borja Iglesias lanzó una carrera vertiginosa hasta encarar a Juan Carlos y definir con un sutil toque de zurda. El Panda impulsó el delirio en el Villamarín. Pero el sufrimiento verdiblanco continuaría hasta el final. El conjunto de míchel tiró de valentía hasta el final. Evitó contras, inquietó a Rui Silva y un fuera de juego milimétrico impidió a Manu Vallejo celebrar el 2-2 en el descuento. El Betis se agarra a esa zona Champions tan soñada y esquiva una trampa de altos vuelos sin apenas brillo. Al Girona le faltó la pegada de su enemigo para convertir en puntos su brillantez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.