• Sáb. Feb 4th, 2023

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Racing De Santander 1 Deportivo Alavés 1 » Un tiempo para cada equipo, un árbitro a la deriva y el VAR montando el lío » Por Laura Quintero «

Poractualidadcanarias

Nov 1, 2022

En Alavés fue superior y generó muchas ocasiones en la primera parte, el Racing le arrasó en la segunda y el VAR anuló dos goles al Racing.

Pasaron muchas cosas hoy en El Sardinero. Nadie se aburrió. Con un partido a tirones, con una primera parte claramente alavesista, una segunda en la que el Racing, enrabietado con la actuación arbitral, metió ritmo y acabó mereciendo la victoria. Todo esto aderezado con una ambiente electrizante en el estadio, sobre todo en la segunda mitad, y un equipo arbitral absolutamente a la deriva sobre el césped, tanto que Pérez Pallás, el árbitro del VAR, entendió que debía pitar él desde Las Rozas. Fútbol en estado puro, de esos partidos que se disfrutan mucho más en el campo que por la televisión, salvo en la sala VOR, claro.

El Alavés entró arrollador al partido, con más chispa, con Arroyo y Alkain percutiendo por la derecha, superando a Íñigo Vicente y a Satrústegui con claridad. Al medio minuto ya le pusieron un balón para empujar a Miguel, que perdonó, solo, dentro del área chica. Hacía muchas semanas que el Racing no se sentía tan baqueteado por el rival como lo estaba haciendo el Alavés en el primer cuarto del partido. A los 12′, otra vez Miguel, los alavesistas perdonaron un remate en el punto de penalti tras pase de la muerte, en este caso desde la izquierda. Parecía cuestión de tiempo que marcaran los de García Plaza, pero, las cosas del fútbol, una volea impresionante de Arturo, que recogió un mal despeje de Sivera, supuso un auténtico golazo. 1-0 para los locales, que llevaban 22′ sufriendo.

Remate de Satrústegui, del Racing. El gol fue anulado por falta previa.

Este cabezazo de Satrústegui no sirvió para que el gol subiera al marcador, le pitaron falta previa a Javi López.Nacho Cubero

El gol supuso un chute de optimismo para el Racing, Íñigo y Tienza empezaron a ganar balones en el centro del campo y el Alavés acusó el golpe. El partido ya era otro, mucho más igualado, aunque la defensa del Racing estaba sufriendo más de lo habitual. Así, pasada la media hora, Benavidez, solo sobre la raya de gol no fue capaz de embocar un remate de Miguel que olía a gol. Este llegó, casi sin querer, en el 40′, cuando Miguel desvió en mitad del área con un toque sutil un tiro lejano de Abde tras un saque de esquina. Parera se tiró a su derecha, hacia donde iba el chut, pero el toque del delantero centro alavesista desvió lo justo para que entrara blandito por el centro de la portería. Había hecho méritos el Alavés, desde luego, para no irse perdiendo al descanso. Es más, por ocasiones, los de García Plaza tuvieron opciones para haber roto el marcador.

La segunda parte fue otra cosa. Primero, porque el Racing se hizo con el control del partido, especialmente porque salieron del vestuario con el ánimo de revertir la dinámica del juego y porque a raíz de que Pérez Pallás, el árbitro del VAR, entrara en ebullición y llevara al colegiado a anular el gol de Satrústegui, la rabia de haber sufrido una injusticia y el apoyo de El Sardinero hizo que los de Romo se comieran al Alavés. Por intensidad y por ambición el Racing pasó por encima del Alavés. El partido, además, se rompió anímicamente en el 52′, cuando anularon un gol a Satrústegui: el Racing se enrabietó, el Alavés se rajó y equipo arbitral quedó a la deriva. El gol llega tras un testarazo soberbio de Eneko a saque de esquina, que justo antes de saltar contacta con su mano en el hombro de Javi López (mientras otras cuatro parejas de jugadores se agarraban por todo el área). Utilizando el diccionario de Medina Cantalejo, una faltita. De las que hay media docena en cada córner.

Con el Racing desatado y su afición empujando con fuerza, llegó un nuevo gol, esta vez de Arturo, y una nueva anulación por parte del VAR. Esta vez por un toque con la mano del murciano al llevarse el balón ante Sivera. Lo tocó, como se ve en la foto y, más allá de que nadie sabe ya cuando una acción de mano es punible, al ser en ataque se puede entender como razonable la decisión arbitral. La del árbitro del VAR, porque el que estaba en el campo no se enteraba. Ni en los dos goles anulados, ni en la posterior tarjeta roja a Alkain (de la que le avisó el cuarto árbitro) ni en un empujón final de Laguardia a Satrústegui en un saque de esquina en el último minuto, tan penaltito como faltita fue la que le pitaron a él, Moreno Aragón no vio nada de nada.

Arturo, del Racing, toca el balón con la mano frente al Alavés y le anulan un gol.

Esta es la acción de la mano de Arturo que supuso la anulación de su segundo gol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.