• Lun. Dic 5th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

Crónica » Racing De Santander 0 Málaga C.F. 0 » El Racing mereció la victoria, pero el Málaga se aferró al empate » Por Laura Quintero «

Poractualidadcanarias

Oct 1, 2022

Los santanderinos tuvieron más fútbol, más ocasiones y más intención de ganar, los de La Rosaleda se limitaron a aguantar el tipo.

El Racing sigue atascado. Mejora su fútbol, domina más el juego, genera las suficientes ocasiones como para estar cerca de ganar, pero sigue negado cara al gol. En seis de los ocho partidos de liga, no ha marcado. Pepe Mel, en su segundo partido al frente del Málaga, parece haberse impuesto la tarea de reconstruir el equipo desde cero, sin prisas, incluso renunciando a ganar, que es lo que hizo hoy en Santander. El equipo de Guillermo Fernández Romo mereció más que los visitantes tanto por ocasiones y fútbol como por intenciones, pero eso en este deporte no cuenta.

El primer tiempo fue del Racing. De la cruz a la raya. Desde la llegada a la línea de fondo del primer minuto de juego de Jordi Mboula al saque de falta de Pombo en el 44′ que se estrelló violentamente, con Manolo Reina mirando impotente, en el poste izquierdo de la portería malacitana. Entre medias, más y mejor fútbol del Racing, que fue el único que pisó el área rival y dos magníficas ocasiones de gol, una de Sekou Gassama, que se lesionó en el 22′ rematando solo en el segundo palo un centro maravilloso de Mantilla a la espalda de los centrales, y el mencionado golpe franco de Jorge Pombo.

Los dos equipos optaron por el 4-2-3-1, pero los de Romo estaban más metidos en el partido, más intensos, más valientes incluso, presionando alto, en la misma frontal del área de Manolo Reina, y robando muy rápidamente en la mitad del campo correspondiente a los de Pepe Mel. Los andaluces solo se acercaban al área racinguista cuando eran capaces de encontrar entre líneas a Fran Villalba, que enseguida se giraba buscando al venenoso Rubén Castro. Febas y Ndiaye, los dos pivotes malaguistas, bastante tenían con pelearse con Íñigo y Juergen, que les superaban, y cerrar las líneas de pase a Jorge Pombo. La entrada de Matheus por el lesionado Gassama (isquios de la pierna izquierda) en el ataque racinguista no cambió la dinámica: excepto del 10′ al 20′, que estuvo igualada, el Racing fue claramente superior y se mereció algo más que el 0-0 con el que se fueron todos al descanso.

La segunda parte empezó ya sin Mantilla en los locales, que no pudo aguantar más ya que las sensaciones musculares le anunciaban una posible rotura fibrilar, mientras que Mel metió a Ramón para reforzar el centro del campo, sacrificando a Hervías, que no había aportado nada por banda derecha. El partido no cambió mucho. El centro del campo malacitano no generaba nada, Rubén Castro era un náufrago en punta y aunque el Racing parecía ir acusando gradualmente el cansancio de sus mejores hombres, especialmente Juergen Elitim, Pombo e Íñigo Vicente, pero era el único que quería ganar. El Málaga soñaba con el 0-0 final. En el 52′, Jordi Mboula, con la izquierda, mandó el séptimo balón a la madera del Racing en ocho jornadas de liga.
En la recta final del partido al Racing le faltaban piernas, a pesar de que Camus y Arturo entraron enérgicos y estiraban al equipo en cuanto conseguían el balón, y ya no pudo ser tan efectivo en la presión y tardaba más en robar. Los de La Rosaleda no tuvieron una sola ocasión digna de ese nombre en todo el partido, un centro desde la izquierda, que nadie remató, se envenenó y le dio un susto a Parera y a la parroquia local. En el estirón final llegó una jugada polémica: Manolo Reina, viendo que el balón le superaba por arriba y no llegaba con la cabeza, agarró el cuero con las dos manos fuera del área para evitar que fuera hacia la portería. Parecía roja, pero fue amarilla porque lo dijo el árbitro. Y el del VAR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.