• Mar. Feb 7th, 2023

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » R.C.D. Mallorca 1 Atlético De Madrid 0 » El Atleti, descompuesto y sin Champions » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Nov 9, 2022

Los del Cholo llegan al parón del Mundial fuera de la Champions tras un nuevo fracaso.

Derrota ante un serio Mallorca donde Muriqi

impuso su ley.

La noche se cierne sobre el Atleti. Oscura y tortuosa, con sus tentáculos fríos asfixiando como la corbata negra al cuello del Cholo. El derrumbe es tan incontestable como incontenible. Allá donde se mire es vacío, la nada. Una pesadilla. El Atleti regresa de Mallorca con otro puñado de sal en ese socavón que le desangra y sólo una cosa a la que agarrarse: queda un día menos para que llegue el Mundial y ese parón que lo encuentra fuera de los puestos de Champions. Un día menos para que se acabe esta tortura en la que se ha convertido. En el último mes siempre es el mismo. Sin tono, pulso ni fútbol. La falta de ideas, alarmante. Estos futbolistas ya no son aquellos, son sus primos lejanos, todos ex futbolistas.

No corren, no presionan, los rivales les trituran partido a partido. El suyo es un monstruo con varias cabezas. Ya Brujas, Leverkusen, Cádiz, Oporto, Espanyol o Mallorca. Sobre todo esa: su propia cabeza. El Atleti es un pozo de fútbol, un agujero negro que va creciendo en círculos concéntricos, hasta tragárselo todo. Hasta el portero. Hasta a Griezmann. Ayer ninguno compareció. O cuando lo hicieron ya era demasiado tarde. Fue llamativa su salida al campo, con Felipe llamado a hacer de cerrojo a Muriqi sin Giménez. Ja. Qué mal chiste. Salieron los rojiblancos a ver el partido pasar, como si no llevaran cuatro derrotas seguidas ya, sin presionar y esperando a un Mallorca que espejaba: balones en largo de los centrales a los laterales buscando las espaldas. Y eso que cuando el partido empezó ya estaban fuera de Champions. Esa clasificación que quedará en piedra los 53 días de parón.

Las botas secas, la cabeza colapsada, la corbata negra del Cholo como soga al cuello. Aguirre, desde su cabina, aún sancionado, no soltaba el teléfono. En su plan, un nombre, Nahuel, ese lateral que llegó al Atleti en verano en vez de Maffeo y que es sospechoso habitual. Puerta que siempre encuentran los rivales para llegar rápido y pronto a Oblak. Todo comenzó en una falta suya sobre Kang-In. La falta se convirtió en una granada sobrevolando el área rojiblanca. Que explotaría estaba claro. Solo faltaba saber el cuándo. Oblak falló y no blocó. Nahuel, Savic y Felipe saltan sin oposición para estorbarse y caer como bolos mientras le regalaban el balón al Mallorca para que Muriqi llegara y acuchillara. Mientras él se tapaba un ojo para celebrar su gol, Savic alzaba los brazos con desesperación. Esa es la foto del Atleti últimamente. La nada más absoluta. Pudo responder a los cinco minutos pero Morata vive en permanente fuera de juego.

A los 30′, el Cholo daba un volantazo a su planteamiento inicial equivocado. Nahuel a la ducha y Correa dentro para sumar un delantero mientras Llorente se iba al lateral. De nada sirvió. El Atleti siguió siendo un ejercicio esteril de fútbol. Solo balones en largo y hacia ningún lugar. Sin juego entre líneas ni físico. Un sumidero de fútbol, ni una pelota en zonas de peligro. Al Mallorca con el orden le valía. Generaba fútbol sin necesidad, si quiera, de correr. Y la amenaza de Muriqi y Kang-In Lee, que siempre saben donde tienen que estar.

La segunda parte comenzó igual, sólo De Paul, quizá por la cercanía del Mundial, parecía tener pulso, parecía un futbolista. O medio, pero en medio del desierto, era mucho. Entró Lemar y nada. El Atlético seguía enredado en su nada, lanzando centros laterales como desesperadas begalas de un náufrago en medio de la noche, hacia ningún lugar. Simeone agotaba las ventanas de cambios con Koke y el debut de Reguilón. Cuando los últimos se acomodaron, el Atleti despertó y se vio en medio de un partido, jugándose el orgullo, si es que aún le queda. Pero los balones de Lemar no encontraron rematador, pero Griezmann llegó demasiado tarde a la banda izquierda. Pero cuando mejoró el Atleti se estampó en un frontón. El portero rival. También es constante últimamente. Detuvo primero en la línea un remate por bajo y, después, un disparo a bocajarro violento y envuelto en pólvora que sacó con el hombro. Los dos a Morata. Oblak había atado la posibilidad de empate con un pie milagro ante Amath. Una última chilena de Witsel se estampaba en la cabeza de Battaglia, último puñetazo a ningún lugar en medio de la noche más oscura. El desastre de Europa ya está en LaLiga. El Atleti es un equipo es descomposición. Hasta el Almazán da miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.