• Lun. Dic 5th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » R.C.D. Español 2 Valencia C. F. 2 » El Espanyol se vuelve a inmolar, el Valencia salva un punto inesperado » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Oct 2, 2022

Un incomprensible error de Álvaro Fernández regala el 2-2 a Cömert, en un chut sin intención.

Darder había certificado la remontada antes de las expulsiones de Marcos André y Braithwaite.

La escena final lo explica todo. Compañeros del Espanyol, pero también los jugadores del Valencia, rival, abrazan a Álvaro Fernández. No hay consuelo. Decantó el portero del Espanyol el resultado de un encuentro que habían remontado los pericos recurriendo a la épica, en el que realmente se rompieron dos rachas –ni los pericos habían puntuado aún en Cornellà, ni los che a domicilio–, pero en que solo los de Gattuso pudieron marcharse con cierto buen sabor de boca. Así concluyó el segundo asalto de la guerra del italiano con Diego Martínez, que había comenzado en Europa hace año y medio: con otro error garrafal que decide el destino del Espanyol.

Harto precisamente de ir a remolque en casi todas las jornadas anteriores, entró en escena el Espanyol con esa presión alta que le había valido al Rayo para descomponer al Valencia. Pero le duraron las buenas intenciones nueve minutos, lo que tardó Gayà en meter el miedo en el cuerpo con una carrera que terminó en un intento de remate frustrado de Cavani. En realidad, fue solo el bautizo para una banda diestra perica en la que Calero, lateral de urgencia por las lesiones de Óscar Gil y Rubén Sánchez, recibió una y otra vez un traje de Lino, auténtica bala de un conjunto che que durante el primer tiempo se fue sintiendo cómodo, madurando el encuentro, mostrando una versión mucho más cercana a la de Mestalla que a la de sus dos fallidas salidas anteriores.

Parecía cuestión de tiempo que llegara el gol valencianista, y así fue, en la reanudación, aunque no fue el único. El agraciado fue Gabriel Paulista, quien ganó el salto a Vinicius Souza en un córner botado por Gayà, para batir a Álvaro Fernández. Antes, había reclamado el Espanyol un posible penalti por mano de Correia, del que se inhibieron Pizarro Gómez y en el VAR Iglesias Villanueva. Y después, sin que transcurrieran dos minutos desde el 0-1, igualaron los pericos en una de sus primeras ocasiones. Pero qué ocasión. Un balón rechazado en el área grande al que Joselu imprimió una rosca que coló ajustadísimo a la cepa de la meta de Mamardashvili.

Se las prometía felices el georgiano, quien de pronto vio cómo se le multiplicaba la faena. A media hora para el final, desbarató primero el tiro de Braithwaite para acto seguido salvarse por el impacto del larguero de un chut con el que Darder iba a sellar la remontada. Entró en fase dominante un Espanyol más competitivo en la épica, mal que le pese, que con las situaciones de tranquilidad, y le visitaron al Valencia los fantasmas de su cero de seis puntos a domicilio. Hasta que se volvieron a desperezar los de Gattuso con la entrada de Justin Kluivert, a quien Brian Oliván arrebató providencialmente el gol cuando lo tenía todo a su favor, tras una formidable asistencia de Gayà. Más tiempo tuvo para disparar, desde el balcón del área, un Hugo Guillamón que exigió la exhibición de Álvaro Fernández.

Pero tenía reservado el Espanyol su penúltimo golpe. El último truco de Darder, quien condujo el esférico hasta la frontal, sin demasiada oposición por parte de un Ilaix Moriba ‘tocado’, y se decidió a probar el chut. Lo colocó bien, y la mala visión de Mamardashvili hizo el resto para que Cornellà entrase en éxtasis. Y aun así, no todo estaba dicho. Ni de lejos.

Parecía resuelto el encuentro cuando Pizarro expulsó a Marcos André, en el 85′, por un golpe en la cara de Vinicius Souza. Más dudas le entraron al Espanyol cuando compensó el árbitro al echar a Braithwaite por un codazo en el mediocampo. Y se vivieron unos instantes de interminable tensión cuando a Álvaro Fernández se le escapó la pelota a tiro de Nico, y rectificó en la misma línea de gol.

Pero el portero del Espanyol tampoco había dicho la última palabra. En el 95′, se tragó incomprensiblemente un intento de disparo al tuntún de Cömert, que se convirtió en el definitivo 2-2, y por el que Álvaro no pudo más que pedir perdón a la grada. Y todavía tuvo Kluivert el tanto de la victoria con un cabezazo que se marchó fuera, en la jugada final del encuentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.