• Sáb. May 21st, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » R.C.D. Español 1 Real Betis 4 » El Betis está de luna de miel » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Ene 21, 2022

Remontada de Champions de los verdiblancos para golear.

Borja Iglesias, sin piedad ante su ex equipo.

Exquisito Canales.

De Tomás, reflejo de un Espanyol roto.

Puede durar el amor, incluso ser el estado más próximo al odio. Pero la pasión es efímera. Le duró lo que le duró al Espanyol su idilio con el R.C.D.E. Stadium, su entrega incondicional a Vicente Moreno, incluso su devoción a Chen Yansheng, quien este viernes cumplía seis años al mando del club. Prometió Champions a los tres. Deberá esperar, como mínimo, al séptimo. En esas sí está el Betis, tercero y cada vez más cerca del segundo, espectacular, que disfruta de una luna de miel. Capaz de remontar, de arrollar, de enamorar.

Con o sin amor, por donde pasó la vida hasta que se decidió el choque fue por la banda diestra del Espanyol, la izquerda del Betis. Deberán los jardineros hacer horas extra.

Por allí nació el 1-0 de Raúl de Tomás, quien igualaba precisamente Juanmi como máximo realizador español, y que llegó tras un formidable centro de Óscar Gil, tras temporizar bien entre el ilicitano, Melendo y Darder. En esa banda, en el mismo vértice del área y por una mano accidental de Aleix Vidal señalada por el VAR, surgió el empate, que el experico Borja Iglesias anotó de penalti con aplomo. Y por ese flanco, cómo no, botó Fekir el córner que Guido convirtió, libre de marcaje, en el 1-2.

Con sensación de incredulidad se marchaba al descanso un Espanyol sin Cabrera y que había apostado por sus peloteros (Darder, Morlanes y Melendo) para contrarrestar el poderío físico de un Betis en el que volvió Álex Moreno… En ese omnipresente carril.

Sin titubeos ni especulaciones, salieron los verdiblancos a buscar la sentencia en la reanudación. Y la encontraron pronto. Lo que tardó Canales en inventarse una mágica asistencia de tacón para que Borja Iglesias superara a cuatro defensas y reventara el esférico, noche para la ira, en la que un día fue su portería. Su casa.

Tuvo Embarba el segundo pero fue Willian José, que también entraba de refresco, quien certificó la goleada. Y Raúl de Tomás el que simbolizó la noche del Espanyol: de la euforia del gol a la impotencia para forzar dos amarillas. La expulsión. La ruptura amorosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *