• Lun. Mar 4th, 2024

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Levante U.D. 1 R.C.D. Español 1 » Dani Gómez rescata un punto con un golpe de fortuna «

Poractualidadcanarias

Mar 12, 2022

Puado adelantó al Espanyol tras un primer tiempo de dominio granota.

La lesión de Diego López y el fallo de Joan García, su sustituto, clave en la reacción de los de Alessio Lisci.

En plenas fallas recibía el Levante al Espanyol en el Ciutat de València, sin José Luis Morales y con Jorge De Frutos como bandera, en un encuentro clave para mantener encendida la traca de la esperanza. El dominio y las ocasiones de los de Alessio Lisci no se tradujeron en hechos tangibles y Puado, al poco de iniciarse el segundo tiempo, en dos toques, castigaba la espalda de la defensa granota y las aspiraciones de permanencia. Un revés que durante un tiempo atenazó al Levante. Sin embargo, un golpe de suerte en forma de lesión de Diego López cambió por completo el guion del partido. Su sustituto, el joven Joan García, se comió un balón templado desde la izquierda para que Dani Gómez incendiara el Ciutat de València. Precisamente el delantero madrileño reclamó un penalti en los últimos minutos, pero Díaz De Mera, que desesperó a todos con sus decisiones, no señaló una pena máxima que habría hecho estallar al feudo de Orriols.

Tras unos minutos de tanteo, sin un dominador claro, el Levante, de la mano de Pepelu, comenzó a tomar el pulso del partido. El fútbol granota, pese a sus 23 años, gira en torno a la figura del centrocampista de Denia, que viste mejor en la medular con dos acompañantes como Melero y Bardhi. Entre los tres dominaron el balón y desactivaron el centro del campo de un Espanyol en el que únicamente Darder aportaba algo de luz a la hora de proponer. Incluso RDT, que inquietaba cuando tomaba el balón, estaba muy alejado de su zona de influencia y extremadamente vigilado por los tres centrales, especialmente Róber Pier.

Al Levante, mientras, le costaba conectar con De Frutos, más centrado de lo habitual por la ausencia de Morales, que se desesperaba en cada desmarque no leído por los suyos. Las jugadas del Levante, que se cocinaban desde el centro, se tornaban en peligrosas cuando el balón más se acercaba a la cal. Marc Pubill y Son no dejaron de percutir por sus costados, incluso la más clara del primer tiempo la firmó el lateral juvenil, rechazado de la cantera perica por bajito (ahora mide cerca del 1,90). Los balones, eso sí, se estrellaban con el muro perico, bien plantado en dos líneas por delante de la portería de Diego López.

Dos toques le bastaron al Espanyol, eso sí, para cambiar la tendencia. Tras la salida de vestuarios, Darder alzó la vista, leyó el desmarque de Puado, que definió cruzado ante Cárdenas. De esta manera, el partido se tornaba en un correcalles continuo, pese a que el Espanyol no se salía ni un ápice del plan establecido: defender juntitos para picar al contraataque.

Alessio Lisci, obligado a ofrecer algo más, metió tres cambios de una tacada para recuperar las sensaciones del primer tiempo. Campaña, Vezo y Franquesa, al campo. En esas, con el Levante más volcado, Vilhena apareció de la nada para estrellar un balón en la madera de Cárdenas. Los de Vicente Moreno comenzaban a jugar con el tiempo y con la desesperación de un Levante venido a menos, apostando además por la velocidad de Vidal y Embarba para explotar los espacios que, con el tiempo, irían apareciendo por las necesidades granotas. El contratiempo, sin embargo, llegaba con la lesión de Diego López, ya aquejado desde el primer tiempo, por el joven Joan García.

Precisamente el arquero canterano dio vida al Levante. Tras manosear el balón de lado a lado, el balón cayó a Franquesa en el sector izquierdo y su centro se lo comió el sustituto de Diego López para que Dani Gómez marcara a placer. Un regalo que cambió por completo el guion del encuentro.

El partido se volvió loco. Todo sucedía en una de las mitades del campo, la del Espanyol. Incluso Dani Gómez reclamó con vehemencia un penalti antes del descuento. Al final, no hubo premio a la insistencia de un Levante que encerró en su área a los blanquiazules durante los seis largos minutos de descuento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *