• Lun. May 23rd, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Granada C. F. 2 Deportivo Alavés 1 » Arias insufla aire al Granada en la ‘final’ de diciembre ante el Alavés » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Dic 5, 2021

Un gol de Arias en el tramo final del encuentro, en los minutos que más se le atragantan al Granada, le dio la victoria al conjunto nazarí ante un Alavés que mejoró en la segunda mitad y mereció llevarse un punto de Los Cármenes.

El encuentro tuvo poco ritmo de inicio, quizá motivado por la calificación de «final» del choque por ambos entrenadores en la previa del encuentro. Se adelantó el Granada en la primera que tuvo y el Alavés reaccionó en la segunda mitad para poner el empate. Sin embargo, el opotunismo de Arias dejó los tres puntos en la ciudad de la Alambra para respiro de Robert Moreno. El técnico local coge aire, mientras que Calleja, lo pierde.

El partido empezó con mucho respeto por parte de ambos equipos. Sabían lo que había en juego.

El mensaje de los técnicos en la previa había calado y ninguno quería arriesgar más de lo necesario. Quizá el Granada lo buscó más por su condición de local y empezó a llegar con cierto peligro al área de Pacheco. Quini y Neva, los laterales del conjunto nazarí, llegaban a línea de fondo y buscaban centros al área. De uno de ellos llegó la primera ocasión andaluza, pero el cabezazo de Puertas a centro de Neva se marchó muy desviado. Fue el aviso del almeriense, que no perdonó en la siguiente que tuvo. Tres minutos después, en el 14’, Luís Suárez regateó en la frontal del área, la pelota rebotó en Laguardia y, mientras los locales pedían penalti, el central no atinó a despejar con contundencia, lo que aprovechó Puertas para marcar con un gran chut desde fuera del área.

El Granada se adelantaba y el marcador hacía justicia a lo visto en esos primeros 15 minutos.

El tanto durmió un poco el partido. El Granada seguía buscando las bandas mientras el Alavés se mostraba apático, sin fuelle, un espejismo de lo mostrado en las últimas jornadas. Toni Moya lo intentó desde lejos con poca fé mientras Milla se apoderaba del centro del campo con el paso de los minutos. Qué gran noticia para Robert Moreno la vuelta del mediocentro al equipo tras superar una lesión en su rodilla.

 El encuentro seguía su devenir entre bostezo y bostezo y solo una jugada ensayada de córner que definió Puertas rozando el palo sacaba del sopor a los aficionados, que al menos podían celebrar la momentánea victoria de los suyos.

Así, se llegó al tramo final de la primera mitad, con un Granada un poco por encima del Alavés pero sin grandes ocasiones. De hecho, los vitorianos no fueron capaces de lanzar entre los tres palos en toda la primera mitad. Toni Moya y Pere Pons lo intentaron aunque sin ninguna fé. Tampoco es que los nazaríes hubiesen llegado más, pero la que tuvieron, la anotaron. Más efectividad imposible.

Tras el paso por los vestuarios el partido cambió. Y es que tras la reanudación algo debió decir Calleja a los suyos porque salieron con otra actitud, sabedores de la mala imagen ofrecida en la primera mitad y conscientes de la importancia del choque. Hasta el punto que en el 46’, el Alavés pudo empatar. Rioja profundizó por banda izquierda, dio el pase de la muerte y Toni Moya, incomprensiblemente, perdonó el gol cantado a puerta vacía. Fue la primera de muchas. Joselu la buscó con su izquierda, aunque se encontró con Maximiano. Cuatro minutos después, de nuevo el portugués demostró su calidad al sacar con una espectacular mano un envenenado lanzamiento de Rioja que tocó en un defensor. Tras el córner, de nuevo Rioja, el mejor del Alavés, se topó con el lateral de la red.

Y ya saben lo que se dice: tanto va el cántaro a la fuente, que minutos más tarde los babazorros consiguieron el premio del gol. De nuevo Rioja, quien si no, centró desde la banda izquierda y Abram, mal colocado, se marcó en propia puerta en el intento de despeje.

El gol hacía justicia al empuje visitante, que se durmió en un balón parado, una de sus especialidades, para dejar escapar el trabajado y sudado punto que habían conseguido. Abram conectó con fuerza un cabezazo para desquitarse de su fallo anterior, la pelota dio en el poste y Arias, incmprensiblemente libre de marcaje, dejaba el 2-1 definitivo ante un Los Cármenes que festejaba como si de una «final» se tratase.

Así lo definieron los técnicos y así se lo tomaron ambos equipos en un partido en el que el premio se quedó en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *