• Jue. Oct 6th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Getafe C. F. 1 Atlético De Madrid 2 » Luis Suárez despierta a tiempo » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Sep 21, 2021

Marcó dos goles, el segundo en el 90′, para voltear un partido en el que el Getafe le plantó cara y se adelantó.

Los rojiblancos, de nuevo fundidos y perdidos con Griezmann.

Cuando Oblak salió a blocar esa pelota, el árbitro ya con el silbato en la boca para pitar el descanso, aún no sabía que la primera parte caería como un ladrillazo sobre sus guantes. Porque si había empezado mandón el Atleti apenas quedaba rastro, tanto delantero para una triste ocasión. El Getafe hacía un rato que había agarrado de la solapa al campeón. Salió el portero a atrapar ese centro lateral, pero la pelota resbaló de sus guantes como si estos nada supieran de milagros. Mitrovic se lanzó de cabeza a por esa pelota suelta en el área que se introdujo en la portería después de besar el palo.

El silbido del árbitro apenas se oyó entre un goool altísimo abrazado a muchas cosas. Las cinco derrotas en los cinco primeros partidos de Míchel. Esa estadística con el Cholo. Diez años incapaces de hacerle un gol. 34 en contra. Si llegaba, debía de ser así, convertido Oblak en humano. Hasta que Griezmann no salió del partido no fue capaz el Atleti de pulverizar ese ladrillo, voltear al marcador. Y es que, ayer, como tantos días desde que llegó, parece fundirse en su intento de introducir a Griezmann.

El tetris al que obliga a Griezmann es un Cubo de Rubik en las manos del Cholo. Pruebas, pruebas, pruebas y los colores cada vez más mezclados, los futbolistas más confundidos. El nuevo orden bajo el que saltó en Getafe era un 4-2-3-1, afilado como un lápiz. Así le entraban todos, sin tener que elegir. Suárez, Correa y Griezmann. El francés, mediapunta, el argentino y Carrasco, extremos, por dentro. Llorente también estaba, pero es un nuevo Saúl: de viaje en viaje en cada partido, ayer estrenando posición, doble pivote con Herrera. Un nuevo orden que le funcionó poco.

El peligro, el habitual. Ninguno. Sus delanteros viven en El día de la marmota: todos estampados contra una pared.

Tardó el Getafe en arrancarse el miedo de encima, que hasta ahora cada partido, una derrota. Abrigarse era el único plan. Míchel renunciaba a Unal para sumar un tercer central.

 A medida que el Atleti se fundía en su nuevo orden, el Getafe sacó la cabeza de su cueva y sólo tuvo que mirar. Que el Atleti era mucha artillería arriba con pistolas de agua. Se arrancó los nervios, desarrolló su plan: presión alta y mantener la marcha atrás, voilà. Griezmann y Suárez encerrados entre tanto barrote de piernas (los tres centrales ayudados por Masimovic y Florentino), con la pelota sobrevolando siempre la cabeza de Herrera, de los centrales a arriba, sin pasar por su pie. Sólo Llorente y Correa escapaban del gris. Pero sólo chispazos. A trompicones.

Avisó el Getafe en el 31’ con disparo de Mata que sacó Oblak con una mano por bajo. Respondió el Atleti a los cinco minutos en la única ocasión de Suárez. Pero no estaba, no corría, no carburaba, no reaccionaba. El rechace le cayó a Correa, que disparó a matar. Pero a Soria no le fallaron los guantes como cinco minutos después a Oblak.

El inicio de la segunda parte fue un calco de la primera. El Atleti quería mandar pero sus delanteros seguían con la boca llena de hormigón. El tic-tac-tac atronaba sobre su cabeza y llenaba de nervios sus piernas, sus gestos, sus reacciones. Incapaz de encontrar caminos. Y eso que Simeone ya había movido el árbol. Afuera los laterales (un Lodi horrible). Adentro De Paul y un Hermoso que tenía al genio en la bota. Regresó el Getafe a su cueva, pero tanto nervio, interrupciones, iba llenando el aire, irrespirable ya.

Fue irse Griezmann y salirle dientes a las botas de Suárez, arrancándose los barrotes en una jugada que se estampó en el travesaño. Dio todos los pasos adelante. Corría, carburaba, comenzaron a llover sobre Soria los rojiblancos. Fue sobre su portería sobre la que precipitaría el partido y el marcador, guiado por sus mordiscos.

Aleñá imprimía sus tacos sobre el gemelo de Cunha, sustituto del francés, para dejar a los de Míchel con uno menos, cada vez más frío entrando en la cueva, con el otro fútbol como único abrigo (Mata caído fuera del área y arrastrarse hacia dentro para parar el reloj). Soria tapó cuanto pudo. Una doble ocasión a Suárez y Correa.

Pero los dientes del uruguayo tenían hambre y ganas. Y a la tercera que Hermoso le dejaba solo ante el portero con el enésimo centro de rosca se comió el hormigón con la zurda. 1-1. Pero habría más. Que el uruguayo es insaciable, el Atleti jugaba todos estos minutos con su tono campeón: ahora metió la cabeza para enviar a la red un centro de volea de Vrsaljko. Era el 90′. 1-2, campeón el Atleti. Y el uruguayo corriendo por el verde corriendo con el goool en la boca, de nuevo llenando sus botas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.