• Mar. Dic 6th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Deportivo Alavés 1 Real Sociedad 1 » Empate en Mendizorroza entre intensidad y talento » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Ene 2, 2022

La segunda mitad fue apasionante con un Glorioso apretando al ‘estilo Mendilibar’, que debutaba en el banquillo, y una Real intentando pillar al rival a la contra.

El Deportivo Alavés y la Real Sociedad dirimieron el derbi del COVID-19 como buenamente pudieron. Los vitorianos tenían las bajas, inicialmente, de Facu Pellistri y Manu García al ser positivos de coronavirus mientras que la Real se plantó en la capital vasca sin Illarramendi, Gorosabel y Aihen. Además, Ximo Navarro y Pere Pons estaban lesionados en el conjunto local mientras que Carlos Fernández y Monreal eran tocados en el visitante y, sobre todo, Mikel Oyarzabal que se quedó en Donostia por sanción. Fue expulsado ante el Villarreal. Y luego está el tema de Rafinha, que no podrá ser inscrito hasta mañana lunes y tuvo que ver el partido por la televisión.

Cuando faltaba una hora para iniciarse el choque, el club local anunció que se habían detectado tres positivos más en la pruebas realizadas hoy mismo y hubo que esperar a la hoja con la convocatoria para poner en pie el tinglado. Primera noticia terrible: los dos porteros de la primera plantilla (Pacheco y Sivera) estaban enfermosJugaría de titular Jesús Owono, internacional con Guinea-Ecuatorial y que mañana mismo viaja para disputar la Copa de África. También Pina y alguno más. No cuadraba porque Manu García había dado negativo en una prueba de refuerzo y estaba dentro de la convocatoria. En definitiva, los cinco quedaban en cuatro, contando con Pellistri. Dos guardametas y dos medios. Manu, positivo en antígenos y negativo en PCR… a la lista. Como Óscar e Iván, cancerberos del equipo juvenil para apuntalar la presencia de Owono.

Los dos equipos venían de rachas nefastas, con tan sólo un punto en los últimos cinco partidos disputados al final de 2021. En el Glorioso eso supuso el cese de Javi Calleja y la llegada de José Luis Mendilibar al banquillo babazorro. En San Sebastián se aguanta más la situación porque lo que ha dado Imanol Alguacil al club no estaba en los escritos. Pero, en definitiva, se veían las caras dos equipos con rachas malas y con lógicas inseguridades fruto de los malos resultados. Entraban 14.880 personas en Mendizorroza por restricciones exigidas contra la pandemia. Se vendieron las 800 localidades de taquilla y las 202 que se enviaron a San Sebastián. Gran ambiente con más de 13.000 espectadores en las gradas.

El partido comenzó muy intenso porque a Mendilibar le gusta ese fútbol de presión, robo, verticalidad y remates rápidos. También debido a que los donostiarras cuentan con jugadores de mucha calidad y, al final, eso desequilibra la balanza. Músculo ante clase no exenta de fuerza. Zaldua sintió molestias en el calentamiento y al final jugó Zubeldia de central mandando a Aritz a la banda. En los primeros compases se lesionó Barrenetxea y tuvo que entrar en el campo Januzaj, que sumaba así el partido 150 con la zamarra guipuzcoana. Y lo celebró con un gol en el minuto 19 tras un desajuste de Lejeune y Duarte que aprovechó Portu para asistir. El Alavés lo intentó con Loum, Joselu y, sobre todo, Luis Rioja pero no consiguió marcar. Laguardia estuvo a punto en el 49 con un cabezazo en el segundo palo. Pero la Real tuvo también las suyas con Silva e Isak. El sueco envió un disparo a la madera en el 41 y pidió penalti porque, según su criterio, le desequilibraron momentos antes del chut tras un buen desborde.

La segunda mitad fue apasionante con un Glorioso apretando al “estilo Mendilibar” y una Real intentando pillar al rival a la contra. Al entrenador albiazul le salieron bien los cambios y, en el 55, Zubeldia hizo un penalti ridículo sobre Joselu, que el mismo gallego se encargó de transformar. Lleva ya diez dianas en la presente temporada y es el máximo artillero de la historia del club en Primera. Entre las dos últimas campañas, sumó 22 goles y en esta lleva ya una decena. La Real apretó pero Owono apenas tuvo que actuar mientras que el Alavés sí dio la sensación de poder marcar en los instantes finales. Hubo un fallo clamoroso de Del Cerro Grande decretando un fuera de juego de Luis Rioja que provocaba un dos contra uno ante Remiro. Y la realidad es que partió desde su propio campo y la jugada era legal. El más peligroso de los donostiarras fue un Januzaj muy inspirado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.