• Vie. Oct 7th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » C. D. Leganes 1 F. C. Cartagena 1 » El efecto Nafti, solo en ataque » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Nov 2, 2021

Los pepineros siguen dejando dudas atrás. Polémico penalti de Javi Hernández y dos goles anulados al Cartagena, el de Okazaki, muy dudoso.

Primer empate del Cartagena.

Nafti se estrenó a los mandos del Leganés con un empate que, además de inaugurar el marcador de las equis para el Cartagena, sirvió de incompleto maquillaje para los pepineros. Atacaron con más ímpetu con respecto a la era Garitano, pero se dejaron girones de vida en una defensa imprecisa, punto débil de un conjunto de nuevo molesto con las decisiones arbitrales. El 0-1 del Cartagena llegó tras un penalti protestado por codazo Javi Hernández a Clavería que necesitó la revisión para señalarse. Un golpe de indignación al que esta vez no le acompañó la desesperación, sino el ímpetu del empate. Vico puso la igualada poco antes de que se anularan dos goles por fuera de juego al Cartagena.

Todo sucedió en la primera mitad. En la segunda, sólo destacó el chaparrón que descargó sobre Butarque.

Quiso Nafti que el partido se jugara desde el calentamiento, con su presencia en el césped mientras sus muchachos se preparaban para la batalla. También se dejó notar en el once. Prometió el nuevo entrenador pepinero no tocar demasiado la herencia recibida, pero los cambios que hizo fueron meneos notables: Riesgo, Eraso y Juan Muñoz entraron de inicio con el indultado Garcés, en el banquillo.

De desterrados a titulares entre guiños a los galones de un equipo que empezó enérgico. Al menos en una parcela ofensiva en la que mandó un ánimo más vertical y directo. Del sujeto al predicado sin tiempo para circunloquios. Colmillo mejorado que no se trasladó a una defensa que siguió rozando el sainete. Sólo así se explica que el descanso se cerrara con empate a uno pese a que el Cartagena apenas hizo un remate en 52 minutos. Y no fue el del gol, que llegó de penalti y con lío.

En el 8’ Javi Hernández saltó a cabecear un centro lateral y en el camino de su impulso, de espaldas y sin visión sobre el rival, golpeó con el codo a Clavería. Prieto Iglesias no vio nada, pero sí Sagués Oskoz, árbitro de mal recuerdo pepinero que desde el VAR llamó a su colega. Tras revisión, se señalaron los once metros. Ortuño no perdonó (12’) y sumió Butarque en un runrún de pánico que derivó en bronca constante con cada decisión arbitral.

Bueno para un Leganés que cabalgó al calor del cabreo en las gradas hasta el empate de cabeza Vico a centro del propio Javi Hernández (27’). La reacción prologó el cambio de acera en el mosqueo arbitral. Prieto Iglesias anuló dos tantos a los albinegros por fuera de juego. Dudosísimo el de Okazaki en su latigazo lejano (36’), claro el de Cayarga en el autogol de Javi Hernández (38’), omnipresente en las acciones clave de un primer tiempo irreverente hasta en el añadido: siete minutos.

La reanudación hizo el duelo más extremo en lo visto durante el primer acto. Dominó el Lega con fruición hasta asediar la meta de un Marc Martínez multiplicado en su inercia para evitar las acometidas locales. Vico, Arnáiz, Juan Muñoz y rozaron el gol en intentonas sin réplica forastera, lo que permitió inyectar calma en una zaga acostumbrada a sufrir chaparrones en contra. Ni la entrada del indultado Garcés (pitado en la grada) sirvió para agitar el resultado de una noche en la que esta vez le tocó sufrir el aguacero al público, sufridores heróico estoicismo bajo la tormenta que sometió Butarque. Un estadio ligeramente ilusionado con el cambio de banquillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.