• Mar. Jun 28th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » C.D. Leganes 0 Málaga C. F. 3 » Goleada por incomparecencia «

Poractualidadcanarias

Abr 16, 2022

Dos penaltis de Omeruo (Vadillo y Antoñín) encarrilaron la victoria de un Málaga que sentenció por obra de Sekou.

Primera derrota de la era Nafti en Butarque. Pitos al Leganés.

El Leganés se confundió de festividad cristiana y convirtió la Semana Santa en una Navidad primaveral llena de regalos para insuflar esperanza al Málaga de Pablo Guede. Dos penaltis tan tontos como innecesarios y consecutivos de Omeruo en la segunda parte encauzaron la victoria de los andaluces en Butarque en el primer triunfo de la era Guede para los boquerones y la primera derrota del Lega de local desde la llegada de Nafti. Seguramente fue también la más pobre desde que el franco-tunecino se hizo con los mandos del equipo blanquiazul. En medio de un bochornoso espectáculo futbolístico, los goles de Vadillo y Antoñín fueron oasis de salvación para los visitantes, que mantienen su renta de siete puntos con respecto al descenso. Arnáiz mandó al palo un balón poco después del 0-1 en la única clara ocasión de un Leganés tan de vacaciones o más que los aficionados que sembraron de vacío las gradas de Butarque. Casi el mismo que habitó el césped durante 90 minutos de infamia. Sekou puso el 0-3 definitivo cuando el partido agonizaba.

Ignominia inicial

La bola se puso a rodar en un desierto de fútbol. La nada perpetrando de las suyas entre 22 hombres con el común denominador de la ignominia en cada gesto. Cada paso. Cada respiración. La intensidad andaba en busca y captura. Tan divertido como tragar cristales. Antijuego que provocó una de las peores primeras partes que recordó Butarque en mucho tiempo. En números, la ignominia se resumió en que el Leganés no tiró ni una vez y el Málaga lo hizo en sólo una ocasión. Un remate seco de Antoñín que acabó en paradón de Dani Jiménez.

Andaba el duelo por el minuto 7 y la acción fue ya el cénit del acto inaugural. Aquello era una tortura por la que algunos (no muchos) pagaron entrada. Con las gradas a la fuga por Semana Santa y el Leganés persiguiendo como único objetivo terminar el curso con los menores daños colaterales, los 5.169 peninentes que decidieron acercarse a estadio pronto fueron conscientes de que el duelo iba camino de una saeta desgarrada sin resurrección prevista. Ni los pitos a Brandon Thomas cuando salió a calentar caldearon lo suficiente el partido.

Los regalos de Omeruo

Lo hicieron dos penaltis tan claros como innecesarios de Omeruo, agitador suicida del encuentro cuando la reanudación pintaba el mismo secarral del inicio. Vadillo transformó el primero (57’) segundos antes de que Nafti moviera el árbol con tres cambios que ya tenía listos antes del error de su defensa. Los nuevos tocaron corneta breve de asalto. Un minuto más tarde Arnáiz mandó al palo un cabezazo que sacó Dani Martín en la otra parada de la tarde. Acción sin tiempo para ser deglutida y esgrimida por los pepineros. Un suspiro más tarde Omeruo ya había cometido su segundo penalti de la tarde, una falta leve (pero falta) que el árbitro señaló fuera, y el VAR metió dentro. Antoñín fue esta vez en el encargado de transformarlo calcando el lanzamiento de Vadillo (64’).

Quedaba aún media hora de partido, pero el Leganés ya había dimitido de cualquier intención ofensiva que amagara con una remontada similar a la que ya vivió ante el Fuenlabrada. Sekou, en un zarpazo aislado, puso el 0-3 definitivo que regó de gritos y abucheos Butarque. Regreso al pasado de una temporada que va camino de hacerse tan eterna como dolorosa al sur de la capital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *