• Mar. Feb 27th, 2024

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Atletico de Madrid 2 R.C. Celta De Vigo 0 » Lodi corre, el Atleti vuela » Por Tojimo «

Poractualidadcanarias

Feb 27, 2022

Doblete del brasileño para liderar una convincente victoria ante un Celta que le faltó en los últimos metros.

Kondogbia se fue tocado. Savic, baja ante el Betis.

Desde la sala de prensa, Simeone jugó al despiste. Que si los kilómetros, que si el desgaste ante el United… Pero no hay mayor fuerza para los músculos que la que te dan los resultados, y los once del miércoles le habían arrancado de verdad al Atleti su aire de animal durante un eclipse de gran parte de la temporada; errático, desbordado, perdido. Descansar ya mañana. Si eso. Ni Carrasco, ni Grizi ni que Suárez enmohezca en el banco. La temporada bien le ha enseñado al Cholo que no se vive mirando las fotos antiguas. Por eso los del United eran los mismos que los del Celta. Y cómo sonríen para los nuevos retratos.

Y así comenzó el partido, como si el sábado siguiera siendo miércoles. Lodi en modo bala, cubierto atrás por el muro de Reinildo, Kondgobia con imán, Herrera todo orden y dirección. Pero estos gallegos no eran aquellos ingleses. El Celta de Coudet propone, presiona, roba y ataca. Saltaba con su once de gala y su rombo a espejar. Si el Atleti jugaba, el Celta jugaba. Si el Atleti tiroteaba a Dituro, ora Correa, ora João, el Celta respondía con una intención: apuntar a Oblak, por eso de que, este año, el primer disparo ya le tumba.

Nunca lo sabrá Cervi porque, cuando lo hizo, recibir, controlar y apretar el gatillo ante Oblak, un futbolista apareció como una exhalación para lanzarse a ras de suelo y atajar ese balón: Reinildo. A los 15 minutos, a Simeone le sobraba el abrigo: el Celta crecía y Savic y Giménez ya tenían amarilla. La del segundo, por un pisotón en el tobillo a Aspas, en un balón dividido, que lo dejó tendido y con un bocado de sangre.

Se replegó el Atleti, como si las piernas de pronto pesaran quilates, el miércoles, el desgaste. Se acomodaba el Celta, con balón y peligro por la derecha de Brais. Cervi pudo llevarlo al marcador la segunda vez que se vio ante Oblak. Era de córner, hasta hace poco un casting para la chica de Psicosis entre los rojiblancos. Pero si de primeras Oblak salió tímido y dejó el balón en la frontal, de segundas, su cara fueron sus guantes. Llorente cogió la moto en la jugada siguiente y, como hace un año, cuando Llorente coge la moto y arranca pasan cosas. Sus llegadas a la línea de fondo devolvieron al Atleti el rubor perdido. La sangre al Celta, sin embargo, se la hizo el Cholo por el otro costado.

Porque Lodi, con Reinildo a su espalda, solo sabe correr, sabe que puede correr y correr. Kondogbia levantó la cabeza y, desde el medio y por alto, le envió el balón. Lodi controló, se comió a Mallo y chutó raso y seco para batir a Dituro por su palo y escuchar alto eso que tanto le gusta a un lateral brasileño al final de una carrera al área contraria: goool.

El Celta regresó de la caseta con más brío y la intención de acampar ante Oblak. Pero llegó a sus pies y Giménez se hizo candado mientras despejaba un centro de Mallo. El Atleti no se inquietó ni cuando João, en un intento de despeje, prolongó un balón a Aidoo que casi. Este Atleti tras Osasuna y el United ya no. Brilla el sol en su cielo, se terminó el eclipse. Poco a poco fue volcando el campo. El Celta podía tener el juego entre líneas, ulularle a Oblak en cada córner, pero se le hacía de noche al llegar al área. No encontraba remate, resquicio, todos sus planes eran agua. Mientras, hacia la de Dituro iba un futbolista con las botas aporreando la hierba como tambores.

Era Lodi para filmar Soy una bala en tu red II. Kondogbia, como un rato antes, le intuyó y, por alto y desde el medio, allá que le envió el balón. Lodi, de primeras, remató con la suela colándoselo a Dituro entre las piernas. El LooodiLooodi con el que estalló el Metropolitano duró minutos. El brasileño se fue con la emoción en los ojos mientras Simeone introducía cambios (De Paul, Grizi, Carrasco), refresco. El 2-0 cayó como losa sobre un Celta al que las carreras le fatigaban el remate. Galán, Beltrán, Aspas, Nolito. Nadie encontraba el agujero por el que, antes de ellos, pasaron tantos. Este Atleti vuelve a ser el de siempre. Fiable, contundente. Aunque Kondogbia se fuera tocado y el partido muriera con un Celta estampado ante Oblak. Al Cholo, ni falta le hizo que Grizi lloviera (su libre directo que se fue fuera, casi acariciando el palo). Con Lodi fue suficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *