• Mar. Jun 28th, 2022

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica » Athletic De Bilbao 0 Valencia C. F. 0 » La negación del gol «

Poractualidadcanarias

May 8, 2022

Williams falló innumerables ocasiones claras y Mamardashvili se puso la capa de héroe para el tercer empate en cuatro enfrentamientos entre Athletic y Valencia.

Ferretería La Cantera Calle Salvia  N. 17

La Barrera Valsequillo 

Teléfono  928 570 595

Si alguien sostiene que hoy es 10 de febrero, en Bilbao nadie lo puede rebatir. Porque San Mamés dio un brusco salto en el tiempo y refrescó aquel partido de Copa entre el Athletic y el Valencia del segundo mes del año. Hombre, hay matices, como el bendito y radiante sol que calentaba y alumbraba con intensidad el césped y parte de la grada esta tarde. En la ida del torneo del KO se imponía la oscuridad de la noche. El guion fue idéntico: Marcelino tratando de sacarse la pegajosa tela de araña rival y Bordalás con su afán por romper el ritmo local e imponer su estilo áspero, el llamado ‘otro fútbol’. En realidad, el pulso también fue calcado al de Liga en Mestalla. O al de todos los que juega el Valencia.

Tanto empate entre ambos ha dejado de ser algo previsible y pasa a resultar insufrible, porque al menos en los tres partidos anteriores hubo goles (solo en la vuelta de Copa ganó uno, el Valencia). Ahora ni eso. El Athletic tendrá que seguir esperando para sumar tres victorias seguidas. la cuenta continúa con 888 días. Tenía en su mano entrar en la Conference League e incluso no es una quimera pensar en la sexta plaza de la Europa League tras el tropiezo de la Real ayer, así que metió la quinta marcha en el origen de esa reedición de capítulos anteriores entre ambos protagonistas. Diez minutos que parecían alterar el pulso previsto, con Nico Williams castigando a Vázquez a la carrera. Fue un momento de incertidumbre para los che de esos que no es fácil prodigar, que se lo digan al Betis en la final de Copa, en la que tuvieron que sudar tinta china hasta la tanda de penaltis. Se cortó la digestión de fútbol a partir de ahí. No es que jugara mal el conjunto rojiblanco, qué va, fue intenso y con propuesta, pero si no encadena ocasiones, se ve medio desnudo, y ante enemigos tan sobrios, le cuesta generar juego. Además, sin balón no acabó de sentirse cómodo en toda la tarde.

No merecía la pena presionar muy arriba, porque el Valencia no se complicaba la vida al iniciar las maniobras, se sacaba un zapatazo y metía en problemas a la zaga bilbaína, como en una carrera de Maxi en el amanecer del choque, que por poco provoca la expulsión de Yeray. Fue amarilla porque corría cerca Iñigo Martínez, pero el susto perduró durante una hora. Bordalás salió con otra propuesta conservadora, con tres centrales y Diakhaby por delante. Un equipo muy duro y físico, con la tropa por detrás del cuero en todo instante. ¿De qué le valía el empate a cero más allá que para fastidiar a su poco íntimo Marcelino? Luego se lesionó Paulista, al filo del descanso, y retrasó al francés a la cueva defensiva. Un 5-3-2 bien armado atrás y con despliegue veloz.

Ferretería La Cantera Calle Salvia  N. 17

La Barrera Valsequillo 

Teléfono  928 570 595

El Athletic padece si no puede atacar con continuidad. Lo de parar y volver a arrancar no le va. Y el Valencia ama la intermitencia, parar el juego, demorar la acción y exprimir situaciones esporádicas. Cada duelo era una batalla, un alarde de barrenadores. El ritmo, para otro día. Sacó de punto el cuadro valencianista a su rival como mil vallas y rotondas en un circuito de Fórmula 1. Jesús Vázquez espantó el miedo inicial que le metió en el cuerpo Nico Williams y empezó a vivir en campo contrario. Defender solo, en parado, sin ayudas, ante esa bala pone en aprietos a cualquiera. Los visitantes empezaron a buscar posesiones largas para atenuar la intensidad rojiblanca. Llegaban a tres cuartos de campo, pero les faltaba pegada.

Queda para la historia un dato: el Valencia es el equipo que más faltas ha cometido en San Mamés esta temporada en partidos sin prórroga: 22 en Copa y otras tantas en Liga. Si ante todo un Atlético, el campeón de Liga hasta que el Madrid le ha birlado su trono esta semana, los leones pudieron llevar el partido a su terreno, en esta ocasión nada ha podido erosionar la roca de Bordalás. El Athletic se fue desquiciando por dos factores que quebraban su moral: un Valencia impertérrito, jugando a lo que sabe hacer muy bien, y su desesperante falta de colmillo en ataque. Williams falló mil ocasiones, a cual más clara. A poco que hubiera limpiado sus gafas y logrado claridad en los disparos, el partido habría caído del lado local. Los visitantes tuvieron sus dos oportunidades: un remate de cabeza de Racic y un disparo lejano de Guedes.

El colmo de la ineficacia llegó en dos faltas sacadas por Muniain y rematadas de cabeza por Williams, con paradón de Mamardashvili, ya erigido en héroe, y al travesaño, por la parte de abajo, por Villalibre. Están enemistados con el gol, atormentados ante un bloque-Bordalás en su máxima expresión. En el 98′, Guillamón vio la segunda amarilla y tuvo que desfilar a vestuarios. Perduró 18 minutos en el campo.

Ferretería La Cantera Calle Salvia  N. 17

La Barrera Valsequillo 

Teléfono  928 570 595

La gente se hartó y la emprendió con el banquillo visitante. Casi tres cuartas partes de la grada coreó el “Bordlás, hijo de p…”. Antivolencia se lo hará pagar con una multa al Athletic. El alicantino se cobró unas cuantas facturas en sala de prensa, como es tradición. Ahí salió mucho más al ataque que en el verde. Raúl García protestó cuando estaba ya en el banquillo y vio amarilla.  Es lo que tiene la desesperación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *