• Lun. Mar 4th, 2024

Actualidad Canarias

Últimas noticias sobre Canarias. Toda la información de Gran Canaria, Tenerife, El Hierro, La Gomera, La Palma, Fuerteventura y Lanzarote

» Crónica ·» Cadiz C. F. 2 Rayo Vallecano 0 » Este Cádiz está muy vivo «

Poractualidadcanarias

Mar 6, 2022

Los gaditanos vencieron a un preocupante Rayo, con una gran actuación global y se ponen a un punto de la salvación.

Marcaron Alcaraz e Idrissi.

Nunca es tarde si la dicha es buena dice el refrán y el Cádiz quiso hacerlo suyo ante el Rayo. Se hizo esperar pero por fin apareció el Cádiz de la temporada pasada. Aquel que no daba un balón por perdido. Aquel al que creías que dominabas y sin darte cuenta ya estabas por debajo en el marcador. Ese Cádiz sigue muy vivo en Liga tras su victoria (2-0) (la primera en casa) ante un Rayo que no se termina de encontrar en este 2022. El triunfo, más allá de romper la mala racha, deja la muestra de que los de la Tacita de Plata pueden jugar mucho y bien.

Paliar sus respectivas crisis. Ese era el objetivo de Cádiz y Rayo. En el bando local Sergio cambió esquema tras la pobre imagen mostrada en Los Cármenes, a un 4-4-2 con dos extremos rápidos (Alejo e Idrissi). El técnico catalán quizá buscaba hacer daño a los franjirrojos, que podían dar síntomas de cansancio tras el esfuerzo de la Copa. Iraola, por su parte, salió con todo, a excepción de Catena (sancionado) y Trejo, que empezó en el banquillo.

Si alguien comenzó con ganas de espantar los fantasmas ese fue el Cádiz. Los amarillos (morados hoy) maniataron al Rayo en cada salida con una presión asfixiante y a la hora de crear juego encontraron muchos espacios por ambas bandas. Los madrileños si ya de por sí tuvieron problemas en los primeros compases, vieron como su único central apto sobre el campo se lesionaba en el minuto 25. Maras, que llevaba dos meses sin jugar un partido, sustituía a Saveljich. Curiosamente fue tras el cambio cuando llegaron los mejores minutos del Rayo. Los visitantes equilibraron el juego a base presiones altas, paciencia y posesiones largas en las que esperaron el error rival. Con el Cádiz jugándose tanto, estos errores llegaban. Tras un robo de balón y mejor jugada, Guardiola la tuvo frente a la portería de Ledesma, pero su remate se marchó alto.

No aprovechó el Rayo su mejor momento y de nuevo el Cádiz volvió a aparecer con varias llegadas de peligro. Se protestó y mucho en el bando local una acción en el tiempo de añadido, en la que en un balón aéreo Luca arrolló a Lozano antes de tocar la pelota. Todo el Mirandilla se encendió ya que esa misma historia fue decretada como penalti unas jornadas atrás en Son Moix. Ni para Soto Grado, a pie de campo, ni para para Medié Jiménez, en el VAR, hubo nada punible. Difícil de comprender.

Quizá la rabia por la acción no pitada envalentonó al Cádiz, que volvió a meter un alto ritmo en los primeros compases de la segunda mitad. Y fue a balón parado cuando llegó el ansiado gol local. Idrissi, en la esquina, la puso larga al segundo palo y allí apareció Alcaraz para rematar con la cabeza al fondo de la red. El mediocentro tuvo que recular primero antes de cabecear y todo hay que decirlo, Luca ayudó con una mano blanda. No sería el día de meta. Minutos después volvería a pifiarla con una nueva salida en falso. En un centro de Alejo, el canterano del Real Madrid saltó (mal) y tras tocar la pelota, dejó en bandeja el balón a un Idrissi, que sólo tuvo que acomodársela para poner tierra de por medio. Mención especial al robo en el medio del campo de Fede San Emeterio.

El Rayo estaba inerte y sólo el Cádiz podía meterle en el partido. Una mala comunicación entre Espino y Ledesma pudo costarle un gol en contra a los locales. Luis Hernández, atento, salvó el balón en la misma línea. Los minutos siguientes fueron un quiero y no puedo de un Rayo al que ni la suerte le acompaña. Álvaro García, en los últimos compases, mandó un balón al larguero. El Rayo empieza a preocupar; mientras que el Cádiz se pone a sólo un punto de la salvación cuando muchos le creían en Segunda. A este equipo no se le puede dar nunca por vencido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *