» Previa  »  Villarreal C. F.  —    Valencia  C.F.  » Un derbi en pleno polvorín » Por Tojimoadol «

El Villarreal, crecido, y el Valencia, en llamas, se juegan Europa esta tarde.

Los de Celades no ganan fuera desde el 12-D .

Derbis en LaLiga entre Villarreal y Valencia ha habido muchos y dispares. Con el de hoy ya sumarán 40 .

 De ellos, sólo dos fueron trascendentales porque estaba todo en juego (salvación y descenso para el Submarino en la 2002-02 y en la 2011-12, respectivamente). Los otros 37 fueron compromisos agendados desde verano o simples ajustes de cuentas del pasado. Lo de esta tarde, sin embargo, es otra cosa especial: un duelo de rivalidad regional por todo lo alto donde ambos tienen en el aire por primera vez la misma recompensa o consuelo, entrar en Europa. Un objetivo que el equipo de Calleja veía imposible antes del confinamiento y que ahora es prioritario. Un reto que se le va escapando de las manos al Valencia hasta el punto de desatar en el club, como consecuencia de los baches, roces por los que ha habido que pactar un alto el fuego.

Hace bien poco a Calleja le hubiera gustado estar en la piel de Celades, cuando a él le pitaban los oídos y su adversario entonaba acordes de Champions. Ahora, los deseos han mutado. Calleja, siempre cuestionado, lleva 10 puntos de 12 en la nueva normalidad mientras que Celades  se conforma con que nadie más encienda una hoguera en su vestuario. En La Cerámica pueden pesar estados de ánimo pero, sobre todo, habrá que estar atentos a la incidencia del cansancio. El Villarreal podrá alinear a su mejor once porque disputó su último partido casi en otra estación del año. El Valencia, por su parte, no tendrá ni las 72 horas de rigor para respirar. Calleja duda por capricho (Peña o Quintillà). Celades, lo hace por costumbre y moverá la coctelera para buscar buenas piernas y, dado esta crisis, algún talismán: el Valencia, que aún puede aspirar a todo (bueno y malo), no gana a domicilio desde el 12 de diciembre cuando, en otro careo vecinal, superó al Levante. Los derbis son inescrutables. Este, por primera vez, está igualado de verdad.