» Telde » Una vecina gana el pulso judicial al banco por la hipoteca de su casa «

La Teldense adquirió en 2008 un plan de pago que le obligaba a abonar en los primeros 10 años únicamente intereses. El juez archivó la ejecución del pago único que pretendía el Banco Santander.

La llamaron hipoteca tranquilidad, pero para nosotros era de intranquilidad», relata esta vecina de Telde que prefiere no revelar sus datos y que empieza a ver la luz al final del túnel. Cuando en 2008 adquirió junto a su marido el novedoso plan de pago de su vivienda con el Banco Santander, no se podía imaginar el vía crucis que estaba por venir. «En 2014 me despidieron y a mi pareja le bajaron el sueldo, por lo que fuimos al banco a negociar unas nuevas condiciones», explica. Y aunque al principio se mostraron comprensibles, la estocada llegaría un año después.

En 2015, y sin previo aviso, el banco le exigió la ejecución del pago de la hipoteca en un único plazo, basándose en una cláusula de intereses de demora y vencimiento anticipado que el auto determinó abusiva, ya que permitía iniciar dicho procedimiento con el mero impago de una sola cuota. «Lo pasamos realmente mal, porque encima nuestra situación económica empeoró con el divorcio», explica la afectada.

El producto ofrecía a sus clientes el abono de una cuota fija pactada para los primeros diez años del préstamo, que correspondía básicamente al pago de intereses sin apenas amortización de capital. «Diez años después, los afectados debían casi lo mismo que cuando contrataron la hipoteca; es decir, es como si esta década hubieran estado viviendo de alquiler», explica Patricia Suárez, presidenta de Asufin, la asociación que ha defendido a la teldense en toda esta larga batalla judicial. En mayo de 2017, la defensa de la teldense consiguió paralizar la ejecución en primera instancia pero el banco recurrió a la Audiencia Provincial. Sin embargo, en octubre de 2019 la sección cuarta de la Audiencia volvió a dar la razón a a a la afectada y ahora el juzgado de primera instancia número 2 de Telde confirmó el archivo de la ejecución. Pero esto no acaba aquí: «Lucharé por todo lo que he pagado de más», advierte.

Esta hipoteca tranquilidad se comercializó entre parejas jóvenes durante los meses previos al estallido de la crisis financiera cuando el Euribor marcaba máximos y la publicidad de Banesto asegura un tipo fijo durante los primeros diez años de vida del crédito. Lo cierto es que después de una década, sólo habían amortizado un 5% del capital, y habían pagado los intereses muy por encima de lo habitual para la época. En el caso de esta teldense, en la entidad le informaron que sólo había amortizado 2.345 euros de capital de 2008 a 2014, es decir, tras seis años pagando puntualmente las cuotas.