» Antonio Morales aumenta los altos cargos del Cabildo y agrupa al 40% bajo su mando «

Los coordinadores y directores suben de 19 a 25 y elevan los gastos de personal en cerca de 600.000 euros al año l N.C. tiene 14, frente a 9 del P.S.O.E. y 2 de Podemos.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, agrupa bajo su mando al 40% de los altos cargos de la institución, los coordinadores y directores insulares, que en este mandato aumentan de 19 a 25 y elevarán el gasto del capítulo de personal en casi 600.000 euros al año.

De los nuevos altos cargos de designación política, 14 quedan encuadrados en las áreas de gobierno de Nueva Canarias, 9 en las del P.S.O.E. y 2 en las de Podemos, según se refleja en un decreto del presidente Morales, del 11 de octubre, por el que se aprueba la relación de los órganos directivos de las áreas de gobierno insular.

De acuerdo a ese reparto, el presidente acumula en sus áreas a 10 de esos 25 altos cargos, lo que supone el 71% de los que corresponden a las consejerías de Nueva Canarias, de los que ocho están en Presidencia y dos más en Desarrollo Económico, Soberanía Energética, Clima y Conocimiento.

Según se detalla en el decreto, los ocho altos cargos asignados al presidente son el coordinador del Área de Gobierno y Modernización Administrativa y los directores insulares del Gabinete del Presidente, Protocolo, Comunicación, Presidencia, Servicios Generales, Participación Ciudadana y Patrimonio Histórico. En el anterior mandato tenía cuatro altos cargos en esa área, por lo que aumenta al doble. Aunque esos asesores están encuadrados en la Consejería de Presidencia, de facto trabajan directamente con Morales.

Además, el presidente tendrá en su otra responsabilidad de gobierno a un coordinador de Desarrollo Económico, Soberanía Energética, Clima y Conocimiento, y a un director insular de Energía y Clima, según dicho decreto.

Equilibrios

Ante la acumulación de altos cargos por parte de Morales, las otras siete consejerías de Nueva Canarias solo tendrán cuatro directores insulares, los de Medio Ambiente; de Industria, Comercio y Artesanía; de Política Territorial; y de Agricultura, Ganadería y Pesca.

En el anterior mandato (2015-2019) se aprobó un organigrama de altos cargos casi acorde con el número de consejerías que tenían los tres socios del pacto de gobierno: diez para N.C., seis para el P.S.O.E. y tres para Podemos. Ahora se pierde ese equilibrio, pues el partido de Morales aumenta en cuatro pese a tener un representante menos en el Pleno del Cabildo; los socialistas tienen tres más, el mismo número de consejeros que subió en las elecciones de mayo; y Podemos pierde uno y se queda con dos, también en proporción al número de departamentos que dirige ahora.

Aunque N.C. y P.S.O.E. tiene ahora el mismo número de consejeros electos, ocho cada partido, los nacionalistas disponen de cinco altos directivos más. Una de las causas de esa diferencia es que Morales sacó la dirección insular de Patrimonio Histórico del área de Cultura, ahora en manos de los socialistas, con el argumento de gestionar desde la Presidencia todas las actuaciones en Risco Caído. También queda bajo su órbita el departamento de Participación Ciudadana tras separarlo de la Consejería de Igualdad, dirigida por Podemos.

El aumento de altos cargos de designación política supondrá un incremento cercano a los 600.000 euros entre los salarios y los pagos a la Seguridad Social (en el anterior mandato los directores generales tenían una retribución de 53.485 euros anuales). El Reglamento Orgánico del Cabildo establece que los nuevos coordinadores técnicos de área tienen mayor jerarquía que los directores y también una distinta retribución salarial, aunque la diferencia es poco sustancial.

El decreto de Morales sobre los nuevos órganos directivos otorga a las áreas gobernadas por el P.S.O.E. nueve altos cargos, de los que cinco quedan encuadrados en la Consejería de Obras Públicas, Infraestructuras, Transporte y Movilidad. Se trata de un coordinador técnico y de cuatro directores insulares (Comunicación, Obras Públicas, Infraestructuras y Transporte).

Los otros cuatro altos cargos de los socialistas son los directores de Políticas Sociales, Empleo, Cultura y Función Pública. En el mandato el periodo 2015-2019 tuvieron seis.

Los departamentos en manos de las representantes de Podemos en el Cabildo tienen dos altos cargos, las direcciones insulares de Igualdad y de Transparencia. El partido morado obtuvo tres al inicio del anterior mandato, pero el grupo se rompió a principios de 2017 y todos permanecieron en la facción que siguió en el pacto con N.C. y P.S.O.E., acusados de tránsfugas por la cúpula de Podemos.

En el caso de N.C, en este mandato repiten la mayoría de los que estuvieron los últimos cuatro, algunos de ellos conocidos dirigentes del partido, como Marino Alduán, Rafael Pedrero o Juan Manuel Gabella. También se mantienen dos de los directores generales del antiguo grupo de Podemos, pero ahora en consejerías de N.C.

Por contra, los directivos de las consejerías del P.S.O.E. serán todos nuevos, lo mismo que los de Podemos. Algunos no están nombrados todavía.

Aparte de estos 25 puestos directivos, en el Cabildo hay otras categorías de altos cargos. Los habilitados nacionales (secretario, interventor, oficial mayor o tesorero) son altos funcionarios al margen de los cambios políticos, al igual que la asesoría jurídica. En el capítulo de eventuales, un máximo por ley de 27 personas, se incluyen los trabajadores de los grupos políticos y asesores de prensa. En el anterior mandato hubo once de N.C., siete del P.S.O.E, cuatro de Podemos, dos de Unidos y uno de C.C..