» Aldea San Nicolas » El Charco el remojón emocional de La Aldea «

Llenas de emociones, allí en el cruce, esperando por la Banda de Agaete, estaban las hermanas Bene y Luci. Este año sí que había que estar por esa emoción mezclada por la alegría festiva y por la añoranza que ya siempre anida en el corazón. Y allí estaban, con la reivindicativa Luci para que no le quitaran ni un solo metro del baile hasta el muelle, las dos hermanas juntas, compartiendo un sentimiento que es la esencia de la fiesta aldeana.

Www.mueblescongreso.com

Y sonó una vez más la querida melodía iniciando el baile alegre hacia el muelle, con Mamina acompañada de su hija y su nieta, dando una lección de buena vida, con las cestas alcanzando el cielo, y con ganas, muchas ganas de disfrutar del encuentro familiar que es el día de El Charco en La Aldea.

Y mientras los jóvenes disfrutaban del baile en el muelle, en el parque Rubén Díaz se preparaba el almuerzo, y haciendo tiempo, se echaba una mano a la baraja.

Cofres Del Mar Cofres del Mar
Calle General Bravo 68 
Poligono Industrial Cruce La Gallina 
Telde Las Palmas de Gran Canaria  
Teléfono 928 073 925 

Desde Las Palmas llegaron un año más, María Santana con el grupo de familia y amigos, entre los que no faltó Caridad Suárez, aldeana emigrada desde pequeña a la capital, que celebraba este año sus 68 años, porque nació un día de El Charco.

Y en el parque, disfrutando de las fiestas, estaba la familia de Yoana Sosa. Entre adultos y niños, más de treinta y muy bien organizados. Una parte de la familia, mientras la otra disfrutaba de la romería de San Nicolás, hizo noche en el parque para coger la mesa de siempre. No faltó la paella y la comida encargada en la freiduria La Granja, ni la bebida que se compró poco a poco durante la semana. Y no faltó la hospitalidad ni la generosidad de esta familia, invitando a comer o a tomar una cerveza al que se acercaba hasta ellos.

Haciendo de las suyas estaban las pequeñas Valeria y Martina, contagiando su alegría infantil, con alguna que otra pequeña trastada.

Y mientras la familia de los Suárez Moreno con los amigos disfrutaban de la sabrosa paella traída de Valleseco, sonaron las guitarras y timples, acompañando el canto de canciones de toda la vida, que en esa sobremesa en el parque Rubén Díaz acuna el corazón y estremece el alma.

Www.mueblescongreso.com

No faltó el licor de papas, para endulzar el café, mientras los jóvenes echaban la siesta para recuperar las fuerzas perdidas en tantos días seguidos de fiesta.

Cofres Del Mar Cofres del Mar
Calle General Bravo 68 
Poligono Industrial Cruce La Gallina 
Telde Las Palmas de Gran Canaria  
Teléfono 928 073 925 

Y la siesta se acabó cuando la Banda de Agaete tocó de nuevo llevando al gentío hacia al Charco, en busca del volador que sonó de nuevo a las cinco de la tarde, dando pie a ese remojón emocional que cada año hace palpitar a La Aldea.

El Rincon de Pozo 

A Patricia le tocó este año acompañar a Eulogía y a la prima en la pesa del concurso de la pesca de Lisa, entre risas y compañerismo, y con el buen saber matemático de Eulogia heredado de la abuela Seña Dolores.

Y cuando la tarde se fue oscureciendo, allí en El Charco seguía sonando esa querida canción que dice quiero volver a La Aldea.

Www.mueblescongreso.com