Actualidadcanarias
Toda la información de Canarias

” Santa Brígida ” La corrupción municipal en Santa Brígida llega a juicio “

Un exconcejal, dos funcionarios y un empresario afrontan cinco años de cárcel por el ‘caso Brisán’

Un ex concejal de Santa Brígida, dos funcionarios y un empresario se sentarán la semana que viene en el banquillo de la Audiencia Provincial de Las Palmas por los delitos de malversación de caudales públicos, falsificación de documento mercantil y prevaricación administrativa continuada, según la acusación formulada por la Fiscalía de Las Palmas.

El juicio por el llamado caso Brisán, que comenzó a investigarse en 2007, con siete detenidos por la Guardia Civil tras desarticular una trama de corrupción en el Ayuntamiento de Santa Brígida, se celebrará de lunes a miércoles en la Sección Sexta de la Audiencia de Las Palmas.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria dividió en 2010 la causa en cuatro piezas para facilitar la investigación. La que llega ahora a juicio es la trama principal, que afecta de lleno al exconcejal de Urbanismo Luis Troya. La Fiscalía le acusa de autorizar una gran cantidad de órdenes de pago para comprar material en la Ferretería Morales Ravelo, hasta el punto de convertirla en la única proveedora municipal entre 2000 y 2006, con Carmelo Vega de alcalde, ya fallecido.

Troya, además, creó una sociedad de la que era socio mayoritario para mantener ocultos sus vínculos con la ferretería Morales Ravelo. Se enfrenta a cinco años de cárcel y 15 de inhabilitación para ejercer cargos o empleos públicos por los delitos de malversación y de falsedad, así como a otros 10 años de inhabilitación por la supuesta prevaricación.

El empresario Pedro Morales Déniz, responsable de la ferretería beneficiada, afronta dos años y medio cárcel y otros seis de inhabilitación, mientras que los funcionarios Pedro y Jacinto Hernández Suárez se enfrentan a cinco años de prisión y 25 de prohibición para trabajar en cualquier administración, según las conclusiones de la Fiscalía.

Los comentarios están cerrados.