Actualidadcanarias
Toda la información de Canarias

” Menudos pollos que guarda Quevedo de Nueva Canarias “

Beatriz Escudero (P.P.) llama “imbécil” a Rufián y se queja de la pasividad del diputado de N.C.

“Pero vamos a ver… Les pido no liarla más”. Pedro Quevedo, diputado de N.C., es el presidente de la comisión de investigación del Congreso sobre la supuesta financiación ilegal del P.P.. Ayer no sabía dónde meterse cuando se enzarzaron en una agria discusión Beatriz Escudero P.P. y Gabriel Rufián E.R.C.

“No me guiñes el ojo, imbécil”. La vicepresidenta de la comisión de investigación del Congreso sobre la financiación ilegal del P.P, la popular Beatriz Escudero, estalló ayer después de escuchar al portavoz adjunto de E.R.C, Gabriel Rufián, reprocharle que actuara como “palmera” de Francisco Álvarez-Cascos. El enfrentamiento entre ambos se produjo durante el interrogatorio de Rufián al que fuera secretario general del P.P. y ministro de José María Aznar ante un turbado Pedro Quevedo, diputado de Nueva Canarias y presidente de la comisión, que, cabeza gacha, murmuraba: “Pero vamos a ver…, vamos a ver…”

Quevedo, que nunca quiso hacerse cargo de la comisión de la corrupción no ve ya el momento de que acabe. Y es que el de ayer no fue el primero el último rifirrafe que lo pillan en medio.

En el cénit de la discusión la vicepresidenta de la comisión abandonó la mesa tras llamar “imbécil” a Rufián – un diputado que suele armar polémica por sus mordientes comentarios- y quejándose de la actitud pasiva de Quevedo, por la que pedirá amparo a la presidenta del Gobierno, Ana Pastor.

La gresca se montó a cuenta de “la bandera del pollo”. Álvarez-Cascos aseguró que nunca conoció “nada ajeno” a la “contabilidad oficial” del partido y calificó de “intachable” el comportamiento de los ex tesoreros Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta. “Jamás tuve constancia de una contabilidad paralela”, aseveró. Durante su debate con Rufián aprovechó para denunciar la existencia de un “sistema de apartheid” en Cataluña. “Le falta la bandera del pollo”, le replicó el diputado independentista, en alusión a la bandera de España durante la dictadura franquista. El comentario molestó a Escudero, que estaba sentada a la izquierda de Cascos: “Ha faltado al respeto a la bandera de todos los españoles”, le soltó desde la mesa de la comisión sin que Pedro Quevedo le hubiera dado la palabra.

“¿No sabe lo que es? ¿Tengo que tener respeto a la bandera del pollo?”, le preguntó Rufián a Escudero, antes de pedirle que “se corte un poco”, comentario que llevó de nuevo a Quevedo a intervenir para intentar centrar el debate.

Mientras Escudero protestaba desde su puesto en la mesa, Rufián dijo que actuaba como la “palmera” de Álvarez-Cascos. “¡Me acaba de llamar palmera!”, se quejó la diputada antes de soltar al diputado de E.R.C.: “No me guiñes el ojo, imbécil”. “Ya está bien, ¿dónde están las actitudes sexistas y el apoyo de unas mujeres a otras?”, preguntó después a la portavoz de Podemos Noelia Vera. A continuación, tras pedir “amparo” al presidente de la comisión, Escudero se levantó y salió de la sala acompañada de tres de sus compañeros: Carlos Rojas, Francisco Molinero y Eloy Suárez. Dentro se quedó Óscar Clavell, que actuó como portavoz en la comparecencia de Cascos.

En declaraciones a los medios, Escudero volvió a quejarse del comportamiento de Rufián y también de Quevedo: “Se pone a guiñarme el ojo, aquí no hay actitudes sexistas ni nada, le pido amparo al presidente y me dice que no, ¡pues ya está bien de aguantar!”, expuso enfadada.

Y también arremetió de nuevo contra las “señoras diputadas” que había en la sala y que, a su juicio, no la defendieron de lo que considera una actitud machista de Rufián. “Se insulta a la bandera, a una parlamentaria, a una mujer y nos quedamos tan tranquilos porque esto forma parte de la juerga del señor Rufián. Es así y hay que aguantarle. Pues no, hay actitudes que son intolerables”, sentenció Escudero.

Cuando Rufián concluyó su interrogatorio, Escudero volvió a ocupar su sitio en la mesa, lo que propició que el diputado de E.R.C. volviera a referirse al incidente para señalar que seguro que si hubiera sido él quien hubiese llamado imbécil a otro diputado habría sido “expulsado” mientras que “probablemente” la diputada del P.P. iba a poder continuar toda la sesión “tomando café” dentro de la sala.

Quevedo irónico para poner paz aclaró a la concurrencia que para los canarios ser “palmero” no es nada malo, sino un natural de la isla de La Palma. “Les pido no liarla más”, rogó, antes de sugerir a Rufián que retirara lo de “palmera”, a lo que el diputado de Esquerra accedió.

Los comentarios están cerrados.