Actualidadcanarias
Toda la información de Canarias

” Valleseco ” Sobrevivió a la crisis sin que cayese ninguna familia “

 

La mayor preocupación del vallesequense es la falta de oportunidades de empleo” afirmó el alcalde de Valleseco.

Dámaso Arencibia (Partido Popular) lleva gobernando con mayoría absoluta Valleseco desde hace tras mandatos. Logró sobrepasar la crisis sin un desahucio en el municipio. Sus asignaturas pendientes son el nuevo centro de salud y la ampliación de plazas del centro de mayores. Valora presentarse a las próximas elecciones municipales de mayo de 2019.

Tres mandatos con mayoría absoluta, ¿te presentarás a las próximas elecciones?

Me presentaré o no depende de lo que digan los compañeros de partido. Si ellos creen que debería seguir ya consideraré. Me siento con fuerzas, y además tengo asignaturas pendientes que me gustaría cerrar, entre los que están el nuevo centro de salud, que venimos trabajando por él muchos años. También el plan general de ordenación territorial, un documento que fue muy polémico en 2007, estamos trabajando un plan participativo. Asimismo me gustaría ampliar la residencia de la tercera edad y mejorar los servicios.

¿Está remontando la población en Valleseco o sigue decayendo?

Todo es por un cumulo de factores. Es un municipio que cuenta con muy buenas infraestructuras de atención a la población, culturales y deportivas. Tenemos polideportivos, piscinas y a unos precios accesibles a la población. Las mejoras de las comunicaciones también han sido clave. La IV fase de la circunvalación pone a Valleseco a 20 minutos de Las Palmas de Gran Canaria. Todo esto ha sido un punto de inflexión y ha revertido la situación hasta el punto en el que ya no se consolida, sino que hay un crecimiento.

¿Gente joven?

En su mayoría. Está llegando gente que los propios del municipio no identificamos. Es decir, población joven con niños, normalmente uno, que no hace la vida municipal que se hacía antaño. No es una generación que hay estudiado y crecido aquí, sino que vienen a vivir con los hábitos de vida actuales en los que mantienen cierta relación con los vecinos pero no comparte zonas de ocio del municipio.

¿Qué ventajas y desventajas tiene ser el alcalde en un municipio donde puedes conocer a todos los vecinos?

La mejor y la peor parte coinciden. Lo bueno es que conoces directamente los problemas de los vecinos. Nací y me crié en Valleseco, entonces conozco personalmente a muchos de sus vecinos. Siempre intentas ayudar a todos. Durante la crisis, que ya parece que no existe, en Valleseco ninguna familia llegó a caer. Ese ha sido uno de los logros que conseguimos durante los años más duros de la crisis, ya que no hubo ningún desahucio y eso se consigue gracias a esa cercanía. A veces eres consciente de que una familia necesita una ayuda técnica o material ortopédico porque no se lo puede permitir y es bonito poder ayudarles. Pero por lo mismo uno a veces no puede dar solución o respuesta a todos los problemas. Eso muchas veces te lleva un sentimiento encontrado porque seguramente conoces a quien tiene ese problema. Y la población a veces puede entenderlo o y otras se resigna un poco contigo. Esas son los dos aspectos, que van de la mano, más significativos de ser alcalde de un municipio pequeño como Valleseco.

Conociendo tan de cerca a los vecinos, ¿cuáles son las preocupaciones de los vallesequenses?

Sin lugar a duda, la principal preocupación es el empleo. Es una asignatura pendiente. Pero el Ayuntamiento por si solo no puede crear empleo. La falta de alternativas económicas a la población joven es importante. Pero esto depende de las políticas que se hagan a nivel regional, o insular, tendentes a la economía verde o bonificar e incentivar que la empresa privada inviertan en municipios pequeños de medianías. La falta de empleo no es exclusivo de Valleseco, sino de todos los municipios de medianías y cumbre. Después está lo que yo llamo la milla de oro: desde el Puerto de Las Palmas hasta Maspalomas, donde hay polígonos industriales, aeropuerto, centros comerciales, zonas turísticas y son los grandes generadores de empleo. Por eso hay que buscar oportunidades para crear empleo con incentivos fiscales para que esas empresas apuesten por turismo rural, no de manera melancólica.

¿Valleseco tiene que encontrar su nuevo modelo?

Las sociedades van cambiando. Valleseco ha sido tradicionalmente un municipio de agricultores. Durante la década de los 60 y 70 mucha población emigró al sur por el turismo y las zafras de tomate. Más adelante se marcharon más por el boom urbanístico. Muchos de Valleseco se pasaban meses trabajando en obras de Puerto Rico y subían los fines de semana. En el caso de las mujeres, las que no partían a la zafra del tomate, hacían una actividad agrícola complementaria en las casas. Los hijos de estas generaciones, la gran mayoría, se han ido titulando y han hecho carrera fuera del municipio o de la Isla. Con las nuevas tecnologías y la mejora de las comunicaciones se puede abrir un nuevo abanico de posibilidades. Por ejemplo que un ingeniero informático pueda trabajar desde su casa con buenas condiciones de navegación. Esto puede hacer que la población quiera volver a las medianías, que además están dotadas de servicios de calidad y están mas desahogado que la ciudad. Porque la tranquilidad que te puede dar Valleseco, con actividades culturales y de ocio, son valores que hay que tener en cuenta.

¿También la posibilidad de vivir aquí y trabajar en la ciu dad?

Existe el caso de Arucas, que podría ser un motor económico pero es un municipio dormitorio, o Santa Brígida. Son sitios que se hacen accesibles a los capitalino que quieren huir de la ciudad y ofrecen la tranquilidad y el contacto con la naturaleza. Pero creo que las políticas regionales tienen que cambiar. A veces sufrimos las consecuencias de centralizar toda la actividad económica. El ejemplo son los atascos para entrar en Las Palmas de Gran Canaria por la mañana y los de salida por la tarde. Tendría que haber otro dinamismo económico que los municipio de medianías ayudásemos a desatascar esos focos económicos como la capital grancanaria.

En estos tres mandatos como alcalde, ¿hay algo que no hayas podido sacar adelante que te hubiese gustado?

Personalmente, y el equipo de gobierno, está bastante satisfecho con lo que se ha ido consiguiendo. Hemos sido pioneros en muchos proyectos, como por ejemplo en las ayudas a la población dependiente. Las actividades extraescolares conjuntas que lanzamos para los vecinos. La asignatura pendiente, que ya tengo resulto, es la construcción del nuevo centro de salud. Hay un compromiso por la Consejería de Sanidad para redactar el proyecto este año y poder licitar la obra el próximo. También me queda pendiente la ampliación del centro de la tercera edad. Fuimos de los primeros en adquirir un terreno anexo a la residencia, de los primeros en solicitarlo al Cabildo, planteándole la necesidad de la ampliación. Se nos dio el visto bueno y en el plan de infraestructuras al final no aparecimos. Sigue pendiente, pero por el resto estoy satisfecho con lo logrado.

Como vallesequense, ¿cuáles son las tres cosas que más te gustan del municipio?

Lo primero su gente. La cercanía, el contacto personal que tienes con todos los vecinos. El levantarte todos los días y saber que vas a tener a alguien al lado que te de los buenos días, las buenas tardes… Sea familia o no, ese vecino te saludará siempre. El sentirte en una comunidad. Es diferente a la ciudad, donde tienes tus amigos y estas rodeados de extraños. Al final en los pueblos todos se conocen. Otra cosa que me gusta mucho es el espacio en el que estamos. La naturaleza es algo asombroso. Poder vivir las estaciones y el cambio de tiempo es algo especial en esta Isla. El frío en invierno y como la naturaleza cambia con las estaciones. Y la vinculación que te da eso a la tierra. Algo similar al que le pasa al que vive en la costa con el mar. Por último, las tradiciones. Es un municipio que lucha por mantener sus costumbres. Desde la cultura y las fiestas. La idiosincracia del pueblo es muy importante.

Con el paso de los años, ¿has notado un cambio en las relaciones con los diferentes municipios del norte?

En el fondo todos los alcaldes pelean por sus municipios. Durante la crisis pudo parecer que había que luchar por los fondos. Pero da igual la época, todos los alcaldes quieren conseguir los máximos fondos posibles para su municipio porque es la manera de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Quizá antes había más relación personal entre los alcaldes, pero es que sus mandatos duraban más. Hoy en día se gobierna con pactos y hay alcaldes que se turnar los años en las legislaturas. Aún así la relación es buena y cordial. No hay competencia entre los municipios, pero un alcalde no va a pedir menos fondos para que se lo lleve el vecino. Todos luchamos por nuestros ciudadanos y por mejorarle los servicios. Un político busca lo mejor, y no va a dejar de tener una piscina municipal porque la localidad de al lado tenga una.

Los comentarios están cerrados.