Actualidadcanarias
Toda la información de Canarias

” Muere Juan Álvarez, un referente en las emergencias sanitarias “

Tenía 60 años y trabajó en Cruz Roja y por último en el Vehículo de Intervención Rápida en el Servicio de Urgencias Canario.

 

Una efímera enfermedad acabó el miércoles con la vida de Juan Álvarez Sánchez, un referente en el mundo de las emergencias sanitarias y que este jueves fue recordado por numerosos componentes de los distintos cuerpos de seguridad como una “buena persona” y un “magnífico profesional“. Su cuerpo ha sido incinerado esta tarde en el tanatorio San Miguel de Las Palmas de Gran Canaria.

José Antonio Bolaños, coordinador del Grupo de Intervención Operativo de Rescate y Salvamento (Giors), decía este jueves del Garrapata, como era conocido cariñosamente entre sus compañeros por su baja estatura y su trabajo incansable, que era una persona “sencilla, noble, amigo de sus amigos; todo bondad, cariño; siempre estaba con una sonrisa, nunca lo vimos con una mala cara”. “Era como un hermano para mi”, agregaba.

Bolaños rememoraba cómo Álvarez, de 60 años, comenzó a trabajar en el sector. “Estaba de camarero en un bar de Rafael Cabrera, adonde íbamos con la ambulancia. Ahí lo convencimos para que entrara en Cruz Roja” y desde entonces siempre estuvo relacionado con los servicios sanitarios, contaba. Así, se convirtió en responsable de comunicaciones de la oenegé en Canarias, lo que le permitió viajar entre Islas y ser reconocido entre los componentes de otros cuerpos de seguridad.

“Era un auténtico líder”, comentaba el coordinador del Giors para explicar su trabajo como profesional de las emergencias. “Con su sonrisa, con su carácter alegre siempre arrastraba al resto, siempre organizaba fiestas y cumpleaños; aunque después a la hora de trabajar era el más serio”, comentaba Bolaños, que además destacaba de Juan Álvarez que era una persona incansable, “incombustible, la gasolina nunca se le gastaba“.

Y así llego hasta el Servicio de Urgencias Canario (SUC), donde por último estuvo destinado en el Vehículo de Intervención Rápida (VIR) que acudía a los accidentes más graves de forma inmediata junto a un médica. En esta faceta, los componentes de la Unidad de Tráfico de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria reseñaron su gran labor dado que coincidían en numerosos servicios.

Natural del barrio capitalino de Schamann, residió después en Agüimes. En los últimos meses se le había detectado una enfermedad, que finalmente apagó sus costantes vitales y dejó un profundo dolor entre decenas de efectivos de emergencias, que durante las últimas horas han mostrado su pesar por su muerte a través de las redes sociales y en el tanatorio donde fue incinerado.

 

 

Los comentarios están cerrados.